El Correo

El juicio por la muerte de un trabajador por amianto en Llodio queda visto para sentencia

Concentración de afectados por amianto en los juzgados de Vitoria
Concentración de afectados por amianto en los juzgados de Vitoria / Rafa Gutiérrez
  • Kepa Galdos, que murió en 2012, trabajó en tareas de mantenimiento y obras del Ayuntamiento de Llodio en contacto con el amianto entre abril de 1980 y enero de 2006

La familia de un trabajador del Ayuntamiento de Llodio que murió a consecuencia de un mesotelioma pleural causado al parecer por su exposición al amianto ha reclamado cerca de 134.000 euros al consistorio en el juicio celebrado hoy en Vitoria.

Representantes de la Asociación de Víctimas de Amianto (Asviamie) se han concentrado esta mañana ante el Palacio de Justicia de la capital alavesa para denunciar el «escandaloso» e «inadmisible» comportamiento del Ayuntamiento de Llodio que, pese a estar «gobernado por la izquierda» (EH Bildu), no acepta la indemnización de 133.806 euros que pide la familia del fallecido, Kepa Galdos.

Galdos, que murió en 2012, trabajó en tareas de mantenimiento y obras del Ayuntamiento de Llodio en contacto con el amianto entre abril de 1980 y enero de 2006, cuando causó baja por una incapacidad permanente total, según Asviamie.

La Seguridad Social reconoció las prestaciones económicas por viudedad derivadas de una enfermedad profesional y el Instituto vasco de Seguridad y Salud Laborales, Osalan, concluyó sobre su fallecimiento que existían indicios que apuntaban a la exposición al amianto y que las actividades de este trabajador «fueron realizadas todas ellas sin protección».

El Ayuntamiento de Llodio, sin embargo, ha negado que la muerte de Galdos se deba a una exposición cancerígena, ya que el trabajador no era fontanero y sólo hacía reparaciones del sistema de abastecimiento de agua en situaciones de emergencia.

Además, sostiene que los materiales susceptibles de contener amianto no friable «ni se rompían ni eran reducidos a polvo de forma que pudieran liberarse fibras de amianto» y considera que el fallecido pudo sufrir esa exposición cancerígena en «otras empresas en las que trabajó».

Este juicio estaba previsto para el pasado 13 de junio pero el consistorio consideró que debía celebrarse en un juzgado de lo contencioso administrativo y no en uno de lo social, petición que fue denegada.

El juicio se ha celebrado por tanto en el Juzgado de lo Social número 1 de Vitoria y la causa ha quedado ya vista para sentencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate