El Correo

«O nos das 2.500 euros o colgamos tu vídeo íntimo»

Un agente del Equipo de Delitos Informáticosde la Guardia Civil de Álava.
Un agente del Equipo de Delitos Informáticosde la Guardia Civil de Álava.
  • La Guardia Civil de Álava detecta una mafia que capta a sus víctimas en un chat de ligoteo, intiman y tras pedirles que se masturben, les extorsionan con difundir la grabación

Algo tan cotidiano como inscribirse en una red social de ligoteo en busca de alternativas le ha costado un serio disgusto a varios alaveses. Según ha sabido este periódico, la Guardia Civil de Álava, cuerpo puntero en delitos informáticos, ha recibido denuncias de una curiosa, y cruel, extorsión.

Usuarios locales de estos chats sociales conocieron a una chica que simuló estar muy interesada en ellos. Tras ganarse su confianza, pasaron a agregarse de manera mutua en una red social convencional. Y de ahí, a mantener conversaciones por videollamada. En teoría, para conocer el aspecto real del otro. Lo que aún confería mayor credibilidad a la historia.

El roneo virtual enseguida adquirió tintes mucho más calientes, siempre propiciados por la chica. Ésta pidió a sus víctimas que empezaran a masturbarse. En el argot internauta se conoce como cibersexo.

Lo hicieron sin pensar en las consecuencias. Al medio minuto, el contacto se interrumpió. No había ni rastro de la chica... Para su sorpresa, poco después recibieron un correo de un desconocido con el enlace a un vídeo de contenido sexual. Es fácil imaginarse los protagonistas y el cariz de las grabaciones.

Chantajeados

A partir de ahí empieza el chantaje y la extorsión. El email exigía a las víctimas el abono de una cantidad de dinero –habitualmente 2.500 euros– a una cuenta de un país africano. Y, en el supuesto de negarse, les amenazaron con remitir esos vídeos a todas sus amistades de sus redes sociales. Los expertos en internet denominan a esta práctica como ‘sexting’.

A juicio de Gema Varona, investigadora y presidenta de la Sociedad Vasca de Victimología, «hay que considerar el impacto en la víctima. Hay una permanencia de los contenidos y eso la víctima lo sabe. Esas imágenes pueden llegar a cualquier sitio y de manera inmediata. Así, estas personas sienten mayor humillación».

Ese miedo es lo que espolea a estas mafias detectadas por la Guardia Civil. Este cuerpo lo ha recordado este fin de semana en diferentes redes sociales. «Lo que casi no harías en persona; no lo hagas en la red, perderás el control de lo que envías. Ojo con el #sexting».

Expertos policiales, no obstante, recomiendan no pagar en ningún caso y acudir siempre a la Policía. «Lo primero, por supuesto, es no subir ninguna imagen a la red porque todo permanece. Ymenos aún mantener ese tipo de contactos sexuales virtuales. Nunca sabes dónde van a acabar esas imágenes». Y en el supuesto de que algún vídeo saliera a la luz, abogan por denunciarlo también a la plataforma virtual en el que apareciera.

La Fiscalía de Álava ha alertado esta semana de un aumento de «más del 1.000%» de los delitos informáticos. Aconsecuencia de este incremento, ha reclamado «más medios técnicos y humanos» para combatir esta nueva, e incipiente, clase de delincuencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate