El Correo

La Ertzaintza refuerza su presencia en Abetxuko tras un altercado en una panadería

Una puerta tapiada en la calle Cuatro Caminos
Una puerta tapiada en la calle Cuatro Caminos / Jesús Andrade
  • Decenas de vecinos se concentraron anoche en silencio frente a la casa ocupada

La tensión crece en el barrio de Abetxuko, un barrio agitado desde que miembros de los clanes de los 'pichis' y los 'bartolos' ocuparan una casa en agosto. La Ertzaintza ha incrementado su presencia en la zona después de que ayer por la tarde se produjera un altercado en la panadería de la calle El Cristo, un enfrentamiento que se saldó sin heridos ni la interposición de ninguna denuncia. Tras esos momentos de tensión, varias decenas de vecinos se concentraron de forma silenciosa delante de la casa ocupada en la misma calle. La protesta terminó a los cuarenta minutos «y sin incidentes», según testigos presenciales.

El incidente que provocó la reacción vecinal tuvo lugar sobre las 9 de la noche, según fuentes policiales. Al parecer, «tres mujeres jóvenes» intentaron «sustraer algo» en la panadería ubicada en el número 2 de la calle El Cristo. La responsable del comercio les llamó la atención y la tensión se disparó hasta tal punto que los vecinos llamaron a la Ertzaintza y a una ambulancia. La mujer tuvo que ser atendida de «un ataque de ansiedad», según los residentes, mientras que las chicas se marcharon.

El altercado corrió de boca en boca en un barrio que celebraba las fiestas de Los Mikelines y varios testigos relacionaron a las jóvenes con los clanes. La asociación vecinal Uribe Nogales celebró una asamblea extraordinaria a las 23.30 para hablar de los sucedido y pedir «calma» a algunos residentes que confesaban estar «hartos» de la situación. Por eso, decidieron organizar una protesta pacífica a partir de las 00.00 frente a la casa de la calle El Cristo que habían ocupado desde hace más de un mes. «Fue ejemplar y estoy orgulloso de que nadie dijera nada a pesar de algunas provocaciones», explicó el presidente de la agrupación, Oskar González. Aunque los residentes se retiraron con tranquilidad tras cuarenta minturos, la tensión ha vuelto al entorno de la panadería esta mañana, ya que testigos presenciales han explicado que miembros de los clanes han pedido «hablar con los vecinos» para aclarar lo sucedido. «Hemos vuelto a llamar a la Ertzaintza, tenemos miedo», explicaron. Este Cuerpo ya vigilaba el barrio las 24 horas, pero ha incrementado su presencia ante la posibilidad de que se produzca algún altercado.

La preocupación vecinal ha ido en aumento en los últimos días en Abetxuko. De hecho, como avanza hoy EL CORREO en su versión de papel, propietarios de casas vacías han tapiado puertas y ventanas de al menos dos viviendas de la calle Cuatro Caminos ante el temor de que sean ocupadas.

La asociación del barrio celebrará mañana una reunión para abordar esta polémica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate