El Correo

Condenan a la falsa mánager que timó 3.000 euros a un grupo alavés para ir al BBK Live

Explanada de Kobetamendi en el último BBK Live.
Explanada de Kobetamendi en el último BBK Live. / Borja Agudo
  • Esta pena se agrega a la de cuatro años de cárcel que ya cumple desde hace unas semanas por hacerse pasar por una ejecutiva de Coca Cola y prometer contratos laborales a cambio de dinero

La falsa mánager que, previo pago de 3.000 euros, engañó a un grupo musical alavés con supuestas actuaciones en festivales de la talla del BBK Live o el Viña Rock pasó ayer por el Palacio de Justicia. Respondió ante el Juzgado de lo Penal número 2 por apropiarse de esta cantidad a cambio de nada. Las pruebas en su contra eran tan contundentes –por ejemplo, grabaciones de varias conversaciones– que no le quedó más remedio que aceptar un trato. El pacto de última hora entre la Fiscalía y la defensa liquidó este asunto con una pena de seis meses y su compromiso de devolver en breve el dinero timado.

Esta condena se agregará a la que ya cumple desde hace unas semanas. Y es que a principios del mes pasado, la Audiencia Provincial de Bizkaia la castigó a cuatro años de cárcel tras hacerse pasar por una ejecutiva de Coca Cola y prometer contratos laborales a cambio de dinero. En este caso, conoció a sus víctimas por internet.

En cambio, el contacto con el grupo de rock integrado por varios alaveses fue cara a cara. También se presentó como ejecutiva de esta multinacional del refresco, algo totalmente irreal. Empleó varios días en ganarse su confianza, quiso dar la apariencia de que «conocía a mucha gente» del mundillo de la música.

De hecho, durante sus conversaciones, siempre en lugares públicos, coincidieron con otros músicos alaveses de cierto prestigio. «Ella nos los presentaba como si fueran amigos de toda la vida, luego nos enteramos de que a alguno lo había conocido el día anterior», desliza un miembro de esta banda.

Aunque a veces se pasaba de frenada. Tan pronto decía que tenía en cartera «a Manu Chao y a La Pegatina» como que su padre «perteneció a la junta directiva del Athletic de Bilbao». Para dar credibilidad a sus fantasías les mandaba fotos desde el palco de San Mamés, otras con algún jugador de la primera plantilla y hasta una desde un lujoso yate.

«Huyó por la ventana»

Para subirse a este nivel de vida y firmar una gira que incluiría festivales de primer nivel, les reclamó 4.500 euros «de fianza». Como los músicos no se fiaban del todo, sólo le ingresaron 3.000 en una cuenta adscrita a un nombre ficticio pero presuntamente controlada por esta mujer. A partir de ahí desapareció.

Eso sí, tuvieron la precaución de grabar algunas conversaciones en las que prometía y prometía sin parar. Pero siempre con la exigencia de un adelanto.

El engaño tuvo lugar en diciembre de 2014. La demora en la celebración del juicio podría deberse a que durante meses estuvo en busca y captura por delitos cometidos en varias localidades de Bizkaia, provincia de la que es oriunda. «Una vez la Ertzaintza fue a buscarla a su casa y huyó por la ventana».

Al final la localizaron y arrestaron. Sólo este mes ya acumula dos condenas firmes. La de la Audiencia Provincial de Bizkaia y la emitida ayer por el Juzgado de lo Penal número 2 de Vitoria. Y tiene otras causas abiertas, así que no será la última vez que ‘actúe’ en el Juzgado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate