El Correo

Maroto sigue como portavoz en Vitoria y sólo será diputado si arranca la legislatura

Maroto, en su despacho de la Casa Consistorial.
Maroto, en su despacho de la Casa Consistorial. / Blanca Castillo
  • El dirigente del PP afirma que no se irá al Congreso si cabe la posibilidad de que haya unas terceras elecciones generales

Javier Maroto seguirá como portavoz del PP en el Ayuntamiento de Vitoria, pese a que se haya anunciado que ocupará el escaño por Álava que va a dejar vacante el exministro Alfonso Alonso en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, según ha podido saber EL CORREO, el antiguo alcalde no va a ser «diputado para cuatro días» y sólo recogerá el acta si entra en funcionamiento la XII legislatura y se descarta cualquier posibilidad sobre las terceras elecciones generales en un año.

Se puede dar la circunstancia de que si el Parlamento vasco demora un poco su constitución, ésta coincida con la disolución de las Cortes, que tendrá lugar a principios de noviembre si los partidos no logran desencallar la situación y en las próximas semanas no se elige al próximo presidente del Gobierno. En ese escenario, el vicesecretario Sectorial del PP no tomaría el relevo de Alfonso Alonso -que será el líder de los populares en la Cámara autonómica- y directamente se convertiría en el candidato del partido de cara a unos comicios generales que podrían celebrarse el día de Navidad.

Como recalcan fuentes conocedoras de la situación, no hay ningún debate sobre la continuidad de Maroto en el Consistorio de la capital alavesa. Él seguirá siendo el portavoz oficial del principal grupo de la oposición (con nueve de 27 concejales), aunque sus competencias en Madrid sigan aumentando y su presencia en Vitoria se reduzca de forma proporcional. Una circunstancia que en el último año ha convertido a Leticia Comerón en principal azote del Gabinete Urtaran. De hecho, en quince meses y medio de legislatura, el antiguo regidor sólo ha acudido a tres juntas de portavoces -el órgano municipal en el que se debaten los asuntos más urgentes y se preparan los órdenes del día de los plenos- y otras tantas comisiones. Una situación que ha merecido muy duras críticas por el resto de formaciones del Ayuntamiento.

Los populares siempre han sostenido que la presencia de Maroto en los órganos de dirección del PP nacional y su papel como uno de los principales portavoces de la formación que dirige Mariano Rajoy era «compatible» con su labor municipal.

Todo hace indicar que ese discurso no cambiará cuando por fin aterrice en la Carrera de San Jerónimo, ya que Alfonso Alonso probó esa doble experiencia en dos ocasiones. Entre 2000 y 2002, cuando lo compaginó con su labor como alcalde; y en 2008, cuando lideraba la oposición al socialista Lazcoz. En ambas ocasiones, eso sí, tuvo que decantarse finalmente por uno de los dos cometidos. A nivel autonómico, Maroto también alternó las labores de regidor y parlamentario vasco entre 2012 y 2015.

Mismo sueldo

El dirigente del PP solicitó rebajar un 40% su sueldo como portavoz municipal, aunque el reglamento sólo le permite esa reducción si asume una dedicación parcial y renuncia al cargo. Opciones que, de momento no está dispuesto a asumir, ni el resto de formaciones a permitírselo. EH Bildu ha sido quien más impedimentos ha manifestado al respecto. Javier Maroto llegó a decir que la coalición abertzale le tiene una «enfermiza inquina personal». Precisamente, ahora los independentistas tendrán que decidir qué alternativa toma con su portavoz Miren Larrion, que ha sido elegida parlamentaria vasca.