El Correo

Un falso incendio marca el cierre de las fiestas de Salburua

  • Los botes de humo de colores usados para despedir a Hankaluze confundieron a un vecino, que pensó que se había originado un fuego en una azotea

Las fiestas de Salburua terminaron el domingo con un buen susto. El sonido de la sirena de una dotación de los Bomberos de Vitoria, sumado al de las de los coches patrulla de la Policía, sobresaltó a los vecinos del distrito que, al filo de las ocho y media de la tarde, disfrutaban del fin de los festejos del barrio.

A esa hora, estaba prevista la subida de Hankaluze, el símbolo festivo, desde un escenario hasta la azotea de un inmueble situado en la calle Praga. Los organizadores, con el propósito de hacer más vistoso el acto, habían previsto el uso de botes de humo de distintos colores, que proyectaban una 'nube' amarilla sobre el ático. El efecto logrado fue tan verosímil que provocó que algún vecino confundiera ese destello con un incendio; por lo que alertó a los servicios de emergencia.

Éstos se desplazaron de inmediato a Salburua. Durante su desplazamiento, se informó a los bomberos de que podía tratarse de «una bengala». Sin embargo, una vez en el lugar, los efectivos contra incendios pudieron comprobar que no era «nada grave», según informan. «Inspeccionamos la zona y se trataba del cierre de las fiestas del barrio con botes de humo de colores».