El Correo

Cinco años recorriendo Vitoria en familia

fotogalería

/ Roberto Arnaiz.

  • La Marcha Green organizada por EL CORREO vuelve hoy a Vitoria con el aval de más de 7.000 participantes en sus cuatro anteriores ediciones

Hace ahora cinco años muchas familias descubrieron una nueva forma de vivir la Vitoria ‘green’. En 2012, y coincidiendo con el año en el que la ciudad ostentaba el cargo de Capital Verde Europea, EL CORREO invitaba a sumarse a un paseo multitudinario por el corazón del bosque de Armentia. Aquel fue el estreno de una marcha solidaria que suma ya cuatro ediciones y hoy mismo celebra la quinta con dos millares de personas dispuestas a calzarse las zapatillas en familia y disfrutar del anillo verde. Si en aquella primera jornada la gente aprendió a disfrutar de las rutas de Armentia, luego vinieron nuevos recorridos para demostrar que la pasión por los parques naturales del entorno es una seña de identidad de los vitorianos.

Lo demuestra el interés suscitado por la edición que se celebra hoy, con 13,4 kilómetros por delante y la fusión de dos de las zonas más queridas del anillo verde: los humedales de Salburua y el parque de Olárizu. Pocos han dudado a la hora de repetir tan grata experiencia y sumarse a esta marcha solidaria con la cuadrilla o en familia. Las cifras de asistencia lo demuestran, con 7.230 inscritos en estos cuatro años a los que se espera sumar hoy otros 2.000. Porque la evolución de cada una de las ediciones ha sido notable, y los patrocinadores y colaboradores han hecho posible que se repita año tras año. Esta edición la patrocinan el Ayuntamiento de Vitoria, el Gobierno vasco, El Corte Inglés y la compañía EDP, y cuenta con la colaboración de la Obra Social La Caixa, Frutas Uriarte, Coca Cola, DYA y el Club de Montaña Iturribero.

1.600 en el estreno

En 2012 se despacharon 1.600 tiques. Fue la prueba de fuego para una iniciativa que acababa de nacer, y la superó con creces. Se estrenaba con una ruta de diez kilómetros por uno de los parajes menos conocidos del anillo verde, los bosques de Armentia. Su vegetación sedujo a los participantes y la cercanía con el barrio de Zabalgana invitaba a volver allí otro domingo. Aquella jornada fue un éxito que marcó el camino para la siguiente. Para 2013 se escogió un escenario de postal, los humedales de Salburua, y 1.780 personas aceptaron el reto de su ruta de 11,8 kilómetros por el enclave que alberga cientos de aves diferentes y especies protegidas como el visón europeo. Se repitió el triunfo.

En 2014 llegó la tercera marcha, que bajaba a un recorrido de 7,5 kilómetros y llevó a 1.850 personas a las campas de Olárizu, que gracias a la romería que se hace todos los años se ha convertido en un paisaje que forma parte del ADN de los vitorianos. ¿Quién no ha subido alguna vez hasta la cruz? En esta ocasión se optó por descubrir sus parajes menos conocidos, que se volverán a visitar hoy. Y el año pasado se lanzó el órdago al plantear una ruta de 12 kilómetros por el segundo gran parque de la ciudad, Zabalgana. En esa jornada se batieron todos los récords, colgando el cartel de ‘no hay billetes’ al agotar los 2.000 tiques puestos a la venta. El día acompañó y todos disfrutaron del corazón verde de Vitoria recorriendo sus senderos. Todas las previsiones se habían cumplido. La Marcha Green ya estaba consolidada en Vitoria.

Si las anteriores ediciones sedujeron a sus participantes, la de hoy promete estar a la altura. Para ello se ha buscado estrenar una de las incorporaciones al anillo verde, el Alto de las Neveras, que permite conectar los humedales de Salburua con el parque de Olárizu. «Es un tramo totalmente novedoso, es la zona donde estaban los antiguos neveros, donde se conservaba el hielo», explica Leonardo Trejo, presidente del Club de Montaña Iturribero. Esta entidad ha colaborado en la organización de todas las ediciones, y Trejo ha sido testigo de su evolución. «Ha ido creciendo, la primera marcha fueron 7 o 9 kilómetros. Luego pasamos a los 11, a 12… Y la gente sigue respondiendo aunque sea más larga, porque ya están entrenados y es muy cómoda de hacer», insiste.

El anillo verde, «un lujo»

Estos días se ha encontrado con cuadrillas que le avisan de que repetirán en la Marcha Green. «Unos ya me han dicho que van a venir 14, porque al final nos conocen de otros años y nos preguntan cuál va a ser la ruta…», apunta. Un interés cada vez más creciente «porque la gente le ha cogido muchas ganas a esta marcha. Es la quinta edición y la gente ya la conoce, sabe que son aptas para todo el mundo y muy fáciles», valora, consciente de que parte del éxito ha sido descubrir a los vitorianos estas zonas naturales. «Tenemos un anillo verde que es todo un lujo, a cinco minutos del centro tenemos bosques, unos paseos espléndidos…», elogia.

Así, al acabar cada ruta muchos le cuentan su impresión por haberse adentrado en una ruta que no conocían. Por eso Trejo invita a aprovechar para disfrutar de las zonas más desconocidas de Olárizu que ya se pudo descubrir en la tercera edición, como el bosque que se atravesará en el recorrido y que forma parte del inmenso jardín botánico de la zona. «Allí hay especies de todo el mundo, hasta plantas del desierto. Vamos a pasar junto por el medio de esas parcelas», advierte, sin olvidar tampoco el lago artificial, «una zona preciosa».