El Correo

Urtaran plantea subir un 7,5% las tasas del conservatorio por la falta de implicación del Gobierno vasco

Alumnos de un conservatorio, en una audición.
Alumnos de un conservatorio, en una audición. / Igor Aizpuru
  • El precio de los cursos se tendría que pagar a partes iguales entre los alumnos, el Ayuntamiento y el Ejecutivo autonómico, pero Lakua sólo aportó un 20% el año pasado

El Gabinete Urtaran ha planteado subir un 7,5% las tasas del conservatorio municipal de música Luis Arámburu. Este incremento se podría implantar en un único ejercicio o en tres. Por una resolución autonómica, el Ayuntamiento, el Gobierno vasco y los alumnos deberían sufragar a partes iguales el precio real de los cursos, es decir, cada uno pagaría el 33%. Pero esto no se cumple. Los alumnos abonan ahora el 27,91% y el Gobierno vasco el 20,37%, y es el Ayuntamiento el que asume la mayor parte de la carga, con el 51,72% del coste.

Desde 2008, la aportación de Lakua se ha reducido de forma significativa y el Consistorio vitoriano ha tenido que cubrir ese déficit con fondos propios. Ante esta situación, los responsables municipales han decidido elevar un 7,5% el precio público a los aspirantes a músicos, que de esta manera cubrirían el 30%.

Así, según el planteamiento defendido por los responsables consistoriales en la última reunión del consejo rector de la escuela, la matrícula pasará de 66,79 a 71,80 euros, las clases instrumentales de 100,19 a 107,70 y las lecciones de armonía de 89,06 a 95,74. La propuesta se votará en un próximo encuentro.

En 2013, el director de Luis Arámburu ya criticó la posibilidad de que recayesen los incrementos sobre los alumnos. «La solución es que el Gobierno vasco cumpla con su compromiso adquirido en el 2006 de aumentar de forma progresiva la partida presupuestaria hasta alcanzar el 33,3% de la financiación», subrayaba en las conclusiones de un informe en el que –eso sí– evidenciaba que en Vitoria es más barato estudiar música que en San Sebastián, Girona, Burgos u Oviedo. Tanto PP, entonces al frente de la Alcaldía, como PNV y PSE, ahora en el poder, censuraron la posibilidad de gravar a los estudiantes. Junto a EH Bildu, todos defendieron que el incumplimiento del Ejecutivo autonómico no se debe trasladar al precio de los estudios.

Sin fecha

El Parlamento vasco aprobó en febrero de 2013 una proposición no de ley para «establecer un plan de acción y a avanzar progresivamente, en el marco de los recursos disponibles, con el objetivo de alcanzar, en un plazo de tiempo a determinar, una financiación estable del 33% para las escuelas de música». Pero un año después de su tramitación, la consejera de Educación, Cristina Uriarte, avisó que se estaba haciendo «un estudio y un plan de acción» y subrayó que en la moción tampoco se les ponía fecha límite, pero «desde luego tenemos el compromiso de ir a ese tercio», concluyó. Hasta hoy.