El Correo

Alta tensión en un desahucio en Zabalgana: «Resistiré aunque Alokabide me eche»

fotogalería

Momentos de tensión en el portal de la vivienda desahuciada / Igor Aizpuru

  • Anastasia y sus 3 hijos han sido desahuciados este jueves pese a la oposición de unas 70 personas que han tenido que ser retiradas a empujones por la Ertzaintza del portal de su edificio en Zabalgana

Unas 70 personas han tratado de evitar este jueves que Anastasia y sus 3 hijos fueran desahuciados de la vivienda que tenían alquilada a Alokabide. No lo han logrado. La Ertzaintza y la Policía Local de Vitoria han intervenido para permitir el acceso a la vivienda de la comitiva judicial. Ésta ha comunicado a la mujer que el Gobierno vasco no va a renovar el contrato que expiraba hoy mismo. Anastasia debía 9.000 euros (22 mensualidades) a la sociedad pública.

No ha habido carga policial, pero sí se han registrado empujones. De hecho, los uniformados han tenido que retirar por la fuerza a las personas -algunos cargos públicos de EH Bildu, Irabazi y Podemos- que trataban de evitar el desahucio. Anastasia, que se ha desmayado al ver que ya no había remedio, ha agradecido a todos el apoyo recibido. Una ambulancia la ha atendido en el mismo lugar y posteriormente la ha evacuado debido a la fuerte crisis de ansiedad que ha sufrido.

Su caso ha tocado las conciencias de muchos vitorianos que no comprenden por qué se deja en la calle a una persona con tres hijos pequeños a su cargo. La causa está en los impagos. La mujer, de origen africano, dejó de pagar el alquiler cuando quedaron en suspenso las ayudas públicas que recibía y ha vuelto a cumplir con las obligaciones en el momento que las recuperó. En total, debe 9.000 euros, las 22 mensualidades que no ha pagado en los últimos dos años.

Piso tutelado

Según ha podido saber EL CORREO, Anastasia va a ser realojada en una vivienda tutelada. Es una solución temporal, sobre todo para los menores, dado que uno de ellos se encontraba ya bajo tutela de la Diputación de Álava y estaba regresando paulantinamente estas últimas semanas al hogar familiar. La crisis de ansiedad de la madre, en opinión de las personas cercanas a la familia desahuciada, estaría provocada precisamente por el miedo de Anastasia a que la falta de un techo lleve a los servicios sociales a retirarle la custodia de sus pequeños. Por el momento, se le garantiza una habitación para esta noche.

Este jueves expiraba el contrato de alquiler que tenía con la sociedad dependiente del Gobierno vasco. Anastasia trataba de negociar una prórroga y una forma de hacer frente a los pagos pendientes, pero Lakua ha preferido rescindir y recuperar la vivienda. Fuentes del Departamento vasco de Vivienda han precisado que si se ha llegado a esta situación es porque «todas las vías de solución planteadas por Alokabide» no han dado resultado. En este sentido, han señalado que la sociedad pública «intenta una y otra vez» evitar los desahucios de personas sin recursos.

Según ha denunciado esta maána el portavoz de Kaleratzeak Stop Álava, Arturo Val, organizadores de la protesta que pretendía frenar a la comitiva judicial, Alokabide ha ejecutado 57 desahucios este año.