El Correo

Salvan a un perro de morir tras pasar horas encerrado en un coche en Vitoria

  • Agentes de la Ertzaintza rompen la ventanilla para sacarlo y, tras reanimarlo, apareció el dueño, que fue denunciado por abandono y por portar marihuana

Un aviso ciudadano desembocó en un insólito rescate en el párking de un centro comercial de Vitoria. Según ha sabido este periódico de fuentes policiales, efectivos de la Ertzaintza se toparon hace unos días con un perro agonizante en el interior de un coche estacionado. La mascota permanecía inerte con una temperatura exterior de «36 grados a la sombra», que lógicamente era muy superior en el interior del vehículo.

El reloj marcaba las cinco de la tarde y, según testigos consultados por los agentes, la mascota llevaba «horas» en el interior del turismo. Los agentes golpearon la ventanilla para tratar de llamar su atención... Sin obtener reacción alguna.

Al temer por su vida y sin ninguna noticia del dueño del vehículo, los ertzainas optaron por romper una de las ventanillas. Sacaron al animal en brazos. Fuera del coche seguía sin responder a los estímulos. Le echaron agua por la cabeza y por el cuerpo. Ahí comenzó a reaccionar. Bebió agua. Primero a sorbitos y, después, de manera convulsiva. Hubo que traer más botellines.

Actitud «amenazante»

«Unos veinte minutos más tarde» apareció el propietario, al que habían llamado por megafonía. Supuestamente trató de excusarse ante los uniformados. Les dijo que acababa de llegar al centro comercial, una versión contraria a los testimonios de algunos testigos. Siempre según los medios consultados, les amenazó con denunciarles por romperle la ventanilla.

Este sujeto –describen fuentes policiales– desprendía «un fuerte olor a marihuana», por lo que los agentes le practicaron un cacheo superficial. Le encontraron una bolsa con varios cogollos. Supuestamente les explicó que llevaba «30 euros» de esta sustancia para consumo propio. Así que acabó denunciado por el abandono del perro y por tenencia de sustancias estupefacientes.