El Correo

La herida en el accidente de Bolivia: «Yo me recuperaré pronto, pero mi amiga Diana se llevó la peor parte»

  • La alavesa Lourdes Álvarez es tratada de sus heridas en la cabeza y un hombro mientras siguen los trámites para repatriar a su compañera de viaje desde Bolivia

Lourdes Álvarez, la vitoriana herida en el trágico accidente de tráfico ocurrido el domingo en Bolivia en el que falleció su compañera de viaje Diana Garnacho, también vitoriana, permanece ingresada y estable en un hospital del departamento de Oruro mientras se recupera de las heridas sufridas en el siniestro. «Yo me recuperaré pronto, espero que en un par de días me den el alta, pero mi amiga Diana se llevó la peor parte», aseguró en declaraciones a EL CORREO desde la Clínica Natividad, un centro abierto en 2004.

Todavía muy afectada por el suceso, Lourdes, de 36 años, recuerda que «íbamos en un coche con un chófer local, nos salimos de la carretera y el impacto fue fortísimo». Su amiga Diana, de 35 años, falleció en la misma clínica como consecuencia de las heridas sufridas tras el vuelco del vehículo. Según narró ayer la herida, ambas mujeres acababan de llegar a Bolivia para pasar unos días de vacaciones. Mientras continúan los trámites para la repatriación de Diana, Lourdes está siendo tratada de sus lesiones en la cabeza y en un hombro. «Estoy relativamente bien, según me han dicho sólo tengo contusiones leves. Nada grave», subraya mientras se emociona al recordar el fatal momento.

El accidente tuvo lugar en una de las carreteras que conecta la ciudad de Oruro, de cerca de 250.000 habitantes, con la región vecina de Potosí, al suroeste del país. Según fuentes oficiales, el conductor, de nacionalidad boliviana, intentó sin éxito realizar una maniobra para esquivar un animal que apareció en la vía. El brusco movimiento provocó que los neumáticos del lado derecho reventasen y el vehículo se saliera de la carretera y volcase. El conductor resultó ileso y arrojó un resultado negativo en la prueba realizada para verificar si había consumido alcohol. El suceso está siendo aún investigado.

Desde el momento en que las autoridades locales tuvieron conocimiento de la identidad de la víctima, contactaron con la oficina consular de la Embajada española en La Paz y con el Ministerio de Asuntos Exteriores, que se comunicó rápidamente con la familia de la fallecida para prestarle la correspondiente ayuda. El servicio consular también se encuentra ahora en permanente contacto con Lourdes Álvarez mientras está ingresada. Además, los responsables consulares han mantenido conversaciones con los familiares de ambas mujeres, así como con autoridades e instituciones locales concernidas en el suceso, tales como el hospital, la Policía y la funeraria. La Embajada ayudará «dentro de sus competencias» con los trámites necesarios.

Los accidentes en las carreteras bolivianas dejan cada año un promedio de mil muertos y unos 40.000 heridos, según datos oficiales. Concretamente, la comarca de Oruro, con casi medio millón de habitantes, ha registrado en los últimos meses una alta siniestralidad.