El Correo

Foronda aumenta la carga un 21,2% en agosto y va camino del récord

Un Boeing 747 permanece en Foronda a la espera de recibir la carga.
Un Boeing 747 permanece en Foronda a la espera de recibir la carga. / gorka ruiz de heredia
  • La paquetería mantiene a flote al aeropuerto vitoriano, que apenas movió pasajeros el mes pasado al suspenderse la operativa veraniega

Suspendida la operativa de verano a las islas Baleares por la huelga indefinida que mantiene la plantilla desde el pasado 25 de abril y sin vuelos en el horizonte más cercano tras la finalización de los enlaces del Imserso, a Foronda no le queda otro remedio que mirar a la carga, la que, en realidad, le mantiene vivo desde hace más de una década.

Y agosto también fue bueno para el tráfico de mercancías. La terminal vitoriana movió 3.649 toneladas, un 21,2% más que el año pasado, una cifra nada despreciable a la vista de que se trata de un mes sin demasiada actividad al ser verano. A falta de una operativa chárter, la carga se centra en la actividad de DHL y en menor medida de TNT. Leipzig es el principal destino, al que siguen Bruselas, Lisboa, Sevilla, Valencia, Alicante-Elche, Oporto, East Midlands, Milán y Santiago. En total, más de veinte operaciones, todas ellas nocturnas.

Los números de agosto invitan a pensar que Foronda batirá este año de nuevo el récord absoluto en mercancías. En lo que se lleva de 2016 ya ha manejado un 16,9% –en total, 34.230 toneladas– más que el ejercicio anterior, cuando llegó a 46.371, cifra histórica. Sólo necesita manejar poco más de 12.000 más para establecer una nueva marca, algo bastante factible.

Muy poco pasajeros

En la otra cara de la moneda están los pasajeros, que han vuelto a ser anecdóticos. En agosto sólo pasaron por el aeropuerto alavés 1.050 personas, un 41% menos que un año antes, cuando sí hubo vuelos veraniegos. Además, de esos 1.050 viajeros, 704 procedían de vuelos a Madeira desviados por la noche desde Loiu y casi cien a la visita del Barcelona de fútbol tras el partido que disputó en Bilbao. Lo que da cuenta de la casi nula actividad propia.

En movimiento de operaciones tampoco los números fueron demasiado buenos. Cayeron un 2,5%, pese a que se llegó a los 541, aunque en el cómputo total del año la cifra es positiva, con una subida del 2,6% y un total de 4.575 operaciones, a la altura de Zaragoza y San Sebastián, que tienen enlaces regulares.