El Correo

Imputan al dueño de un taller mecánico de Vitoria por revender las motos de sus clientes

  • La Ertzaintza le detiene tras poner a la venta, siempre con la misma matrícula, al menos cuatro vehículos que debía reparar

El teléfono del taller permanece mudo un intento tras otro. Apenas un par de tonos y desvío al fax. Idéntica situación experimentaron varios clientes que alertaron, tanto a la Policía Local como a la Ertzaintza, sobre un taller mecánico del término municipal de Vitoria donde dejaron sus motocicletas para su reparación y nunca más obtuvieron respuesta.

Según ha sabido este periódico de fuentes oficiales, una indagación de la Policía autonómica desembocó en la localización, arresto y posterior imputación –ahora denominado investigación– del responsable del negocio fraudulento. Se trata de un vitoriano que, al parecer acuciado por las deudas, decidió cruzar todas las líneas rojas.

La primera evidencia de sus prácticas ilícitas surgió en Bizkaia, donde aparecieron a la venta, y de forma sucesiva, cuatro motocicletas todas con idéntica matriculación. A partir de ahí, los agentes tiraron del hilo hasta poner rostro y nombre al supuesto responsable de estas ventas ilegales.

Era el responsable del taller y, por supuesto, ninguno de los vehículos era suyo. Presuntamente cogió algunas motocicletas de sus clientes, les quitó las matrículas originales y subió a la provincia limítrofe para colocarlas en el mercado de segunda mano. Los dueños se las habían dejado para que las reparara y, tras pagar por los servicios prestados, recuperarlas.

Pero al pasar los días y tratar de contactar con él, ni respondía al teléfono, ni había nadie en el taller mecánico que, a día de hoy, continúa sin actividad alguna. Cerrado a cal y canto.

Medios policiales deslizan que posibles «malas inversiones a la hora de diversificar su negocio» le habrían colocado en una delicada situación económica. Acuciado por las deudas, presuntamente decidió quedarse con algunos de los vehículos para sacar un dinero extra por ellos.

Este hombre fue localizado hace unos días. La Ertzaintza le puso a disposición del Juzgado de Instrucción número 1, que decretó su libertad con cargos. Podría enfrentarse a varias acusaciones como la de un delito de estafa.

Cuadruplica la tasa

La Policía Local ha denunciado a un conductor de 36 años tras colisionar el domingo con un turismo «correctamente estacionado» en la calle Nieves Cano. Las patrullas que se acercaron al lugar se percataron de sus «evidentes síntomas de embriaguez». Le sometieron a la prueba de alcoholemia. Dio unas tasas de 1.04 y 0.93 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Es decir, cuatro veces por encima del límite permitido.