El Correo

Vitoria despide su último día de calor del verano

Las colas para refrescarse en la fuente de Olárizu fueron largas este lunes.

Las colas para refrescarse en la fuente de Olárizu fueron largas este lunes. / Rafa Gutiérrez.

  • «El verano está liquidado», advierten en Aemet, y pronostican una bajada acusada de las temperaturas y una semana radicalmente otoñal con precipitaciones en toda Euskadi por lo menos hasta el viernes

Al verano le quedan diez días en el calendario (el otoño arrancará el 22 de septiembre a las 16.21 horas y se prolongará 89 días) pero solo unas horas en Euskadi. El calor intenso se acabó este lunes ya que este martes amaneceremos con temperaturas más frescas y por la tarde llegarán las lluvias que no cesarán en toda la semana. Toca, por tanto, sacar los paraguas y las chaquetas porque las temperaturas máximas caerán unos 16 grados. «Va a haber un descenso muy muy brusco», ha indicado Margarita Martín, delegada de la Agencia Estatal Meteorología-Aemet en el País Vasco. Este lunes en Vitoria se alcanzaron 32,6 grados, según las estaciones de Euskalmet, y este martes es probable que las máximas no lleguen a 28, pero el miércoles y el resto de la semana rondarán los 17 grados.

No hay duda sobre la lluvia. La incógnita es cuánto caerá. Sin concretar cifras, en Aemet advierten que los chubascos serán «persistentes, no intermitentes», se intensificarán por la tarde y cubrirán el cielo en todo el territorio. La causa, una masa de aire frío en altura que entrará por Galicia y avanzará en dirección este, de manera que en el País Vasco los primeros paraguas se abrirán en Bizkaia y en un rato, en Álava y en Gipuzkoa.

El calor de estos días dejará paso al viento del noroeste, que comenzará a soplar a mediodía de este martes, y enfriará el ambiente progresivamente de manera que los 28 grados que se prevén a mediodía en la capital alavesa se desplomarán hasta los 12 en la madrugada vitoriana. «El mal tiempo va a ser generalizado desde Galicia hasta la costa oeste de Francia», avisa Martín.

El temporal llega para quedarse porque aunque el miércoles «lloverá menos» el cielo seguirá encapotado y el jueves habrá un repunte en la intensidad de las precipitaciones que nos anticipa un fin de semana sin playa. «El verano ya está liquidado», sentencian en Aemet.

Y para aquellos a los que se les ha hecho corto, los expertos recuerdan que en Euskadi, sin llegar a la sequía (hacen falta seis meses sin agua para que se considere tal), llevamos cuatro meses sin que llueva apenas. «Desde el mes de abril no ha llovido de la forma que aquí llamamos llover». «Hemos tenido uno de los agostos más secos que se recuerdan». Y eso, dicen en Aemet, sí que es raro. No lo que va a ocurrir este martes.