El Correo

«Creo que no hemos gestionado bien las zonas verdes», admite Urtaran

Estado del jardín de Ariznabarra
Estado del jardín de Ariznabarra / ROBERTO ARNAIZ
  • El alcalde cree que se ha dado «un paso demasiado rápido» hacia un modelo medioambiental que no necesite de tanto mantenimiento

El alcalde Gorka Urtaran ha realizado este viernes un ejercicio de autocrítica y ha admitido que «ni se ha explicado ni se ha gestionado bien el mantenimiento de las zonas verdes» de Vitoria. Una situación que EL CORREO recoge hoy en sus páginas y que los vecinos han plasmado en el Buzón Ciudadano en numerosas ocasiones. El regidor ha sostenido que se ha dado un paso «demasiado rápido» hacia un modelo de infraestrucutras verdes con menos mantenimiento, lo que se traduce en un ahorro económico y una reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Pese a las numerosas críticas y su marcha atrás, Urtaran sigue contemplando esta posibilidad como «el futuro». La ciudadanía viene reiterando sus quejas desde el inicio del verano por varios motivos: por la ausencia de ornato en alcorques, jardines y parcelas no edificadas y, en segundo lugar, por el color amarillento que presentan muchos de las zonas 'verdes' de la ciudad dada la falta de riego en el periodo estival.

Pero como «lo que se espera de los jardines es que estén verdes», el dirigente del PNV ha prometido que en el próximo presupuesto se enmendará el recorte que se hizo a la contrata que presta este servicio (Viveros Perica) y recuperará las 14 siegas que haste el presente ejercicio se realizaban en la capital alavesa y el riego manual. «No hemos estado a la altura», ha admitido. El alcalde ha achacado estas polémicas medidas a los problemas económicos que sufren las arcas consistoriales.

El regidor ha calificado de «menor» el asunto de las hierbas secas que a tantos han indignado y con los datos en la mano ha afirmado que sólo se ha dejado de regar el 20% de los cinco millones de metros cuadrados de zonas verdes que hay en la ciudad. Esto ha supuesto un ahorro de 700.000 euros en el presupuesto municipal y cerca de 520 millones de litros de agua en junio, julio y agosto, lo que equivale al consumo de todos los hogares de Vitoria en 20 días. «No pasa nada porque los jardines se sequen un poco en agosto», ha insistido.

En todo caso, el regidor ha considerado que la estrategia de ir hacia un modelo de zonas verdes a las que se les preste menos mantenimiento es el futuro, aunque ha señalado que es posible que la ciudadanía de Vitoria «no esté preparada» para ver cómo se secan los parques urbanos en agosto.

Zabalgana

Por otro lado, el alcalde ha anunciado que el Ayuntamiento dedicará en 2017 cerca de 1,7 millones para equipar el centro cívico de Zabalgana, cuyas obras se prevé que concluyan antes de que arranque 2017. La Junta de Gobierno, que componen los concejales de PNV y PSE, ha acordado que para el presupuesto del próximo año se reserve esta cantidad para cubrir las inversiones necesarias para la compra de material y mobiliario del equipamiento.

La mayor parte de esta cantidad se dedicará para dotar de mobiliario al centro cívico, la compra de material y libros para la biblioteca de Zabalgana. Cantidades menores se reservarán para la rotulación, el montaje de la cafetería, las salas de audiovisuales, el salón de actos y el taller de cocina.

Esta propuesta irá a una próxima comisión de Hacienda y después tendrá que conseguir el visto bueno del pleno municipal. Por lo que los gobernantes PNV y PSE necesitarán el apoyo de, por lo menos, cinco concejales más.