El Correo

El pacto PNV-PSE, con el apoyo de EH Bildu, saca adelante la polémica subida del IBI

  • Los tres partidos respaldaron que en 2017 el Ayuntamiento aplique un 0,32% frente al 0,22% del recibo de los últimos ejercicios, a pesar de la oposición del PP y la abstención de Podemos e Irabazi

Los votos del PNV, el PSE y EH Bildu dieron ayer luz verde a la subida del tipo que se utiliza para calcular el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para compensar la bajada de los valores catastrales tras la revisión de la Diputación. Así, respaldaron que en 2017 se aplique a la hora de girar los recibos un 0,32 frente al 0,22 de los últimos ejercicios, «lo que permitirá mantener el nivel de recaudación y garantizar los servicios municipales», argumentaron. La oposición del PP a la subida, o la abstención de Podemos e Irabazi, no impidieron la aprobación.

A falta del último trámite en el pleno de mañana, el debate se centró ayer en las alegaciones presentadas por los colectivos. El equipo de gobierno logró el apoyo de EH Bildu para descartar cinco de las seis propuestas recibidas, que además de reclamar que se ampliase el plazo para presentarlas solicitaban una subida menor de este tipo de cálculo o incluso dejarlo en el 0,22. El rechazo de la junta de gobierno el pasado martes a las mismas había motivado críticas de organismos como el Sindicato de Empresarios Alaveses (SEA), o el reproche del PP.

Apoyo al comercio

Pero la concejala de Hacienda, Itziar Gonzalo, recordó que salvo excepciones la Diputación obliga a que sea superior al 0,30, y alertó que congelarlo «supondría perder 15,7 millones». Y es que el valor de los pisos ha bajado de media un 41%, por lo que esta subida del IBI aspira a compensar esta brecha. La alegación promovida por EH Bildu para liberar a 533 comercios de un incremento aún mayor –la norma foral permite un recargo ‘extra’ al 10% de los inmuebles de estos usos de mayor valor catastral– sí salió adelante con apoyo de PNV y el PSE y la abstención del PP, Podemos e Irabazi.