El Correo

La Diputación restaurará el casino y el estanque del parque de Llodio

Imagen del casino del parque de Llodio que será restaurado.
Imagen del casino del parque de Llodio que será restaurado. / Sandra Espinosa
  • Las obras, cuantificadas en 1,2 millones de euros, comenzarán a finales de año y terminarán el próximo verano

La Diputación restaurará el casino y el estanque aledaño del parque de Lamuza «porque se construyeron a la vez y se consideran una unidad». El arquitecto Luis de Landecho, diseñador de varios edificios del parque de Lamuza por encargo del marqués de Urquijo, los planificó de forma que el casino se refleja en el agua del estanque con la intención de lograr un entorno magnífico alrededor del que giraba una parte importante de la vida social del palacio.

El consejo de diputados aprobó ayer iniciar la licitación de la obra. «La adjudicación tendrá lugar este otoño y las obras comenzarán antes de fin de año», señaló ayer un portavoz del departamento de Fomento del Empleo, que ha asumido la tarea de devolver el esplendor perdido al parque de Lamuza. La licitación arranca con 1,2 millones de euros, que se sumarán a los 190.000 que se invirtieron hace ahora un año en la restauración del tejado para evitar que se desplomara.

El tipo de intervención que se va a realizar pretende recuperar el estado original del edificio gracias a un «proyecto científico que ha consistido en un trabajo de investigación en los archivos de Llodio. También se ha recabado información gracias a historiadores que han analizado la trayectoria de los marqueses y del parque de Lamuza con el objetivo de disponer de los planes originales de Luis de Landecho». Tanto trabajo ha dado resultado porque «se consiguieron varios dibujos originales del arquitecto y fotografías de la época en la que se construyó el casino, terminado en 1927».

Estado original

Todos esos materiales se utilizarán para reproducir fielmente tanto el interior como el exterior del edificio. De hecho, se ha realizado un trabajo similar en el tejado, donde se han reproducido piezas de cerámica para el suelo y de madera para completar la decoración con los mismos materiales utilizados en su momento, según explicó el arquitecto foral, José Luis Catón, durante la visita guiada que realizó con el diputado general, Ramiro González, en julio del año pasado.

El casino tiene una planta baja de 323 metros cuadrados útiles y estuvo recubierta de madera de roble con un gran diván circular en el centro. Sobre ella, la terraza ocupa otros 236 metros. La estructura es de hierro y no está previsto reforzarla ni dotar al edificio de ascensor. Según el estudio realizado por el historiador Gorka Pérez de la Peña y el arquitecto Alexander Michbronn de la Maza en 2009, «el uso del casino para la celebración de grandes fiestas llevó al arquitecto a configurar un espacio abierto sin columnas intermedias para lo que utilizó un forjado de estructura metálica. La decoración del espacio interior se centró en el empleo de escayolas con motivos renacentistas».

En el esfuerzo que se realiza para recuperar al completo el edificio original se incluye también el embarcadero que daba acceso a la entrada principal, que se construyó «para complementar las actividades festivas y sirvió a Landecho para dar al casino un valor escenográfico».