El Correo

146 menores fueron pillados con un 'canuto' el curso pasado en Vitoria

Entre los jóvenes sorprendidos, más del 70% son chicos
Entre los jóvenes sorprendidos, más del 70% son chicos / E. C.
  • A los jóvenes se les brinda la posibilidad de condonar los 600 euros de sanción si participan en un plan denominado ‘Pen Drive Crítico’

Uno de los objetivos prioritarios del Grupo Periescolar de la Policía Local es el control de drogas en escuelas e institutos y sus entornos. Fruto de esas intervenciones y otras desarrolladas para evitar el consumo de sustancias ilegales tanto en el interior como en el exterior de los centros educativos, los agentes identificaron a 146 menores durante el año 2015. A esos jóvenes, básicamente, se les pilló fumándose un ‘peta’ (cigarrillo de hachís o marihuana) para su consumo personal. En algunos casos «aislados», se les sorprendió también en posesión de estimulantes como cocaína y anfetamina.

De todas esas actuaciones, 136 casos -105 protagonizados por chicos y 31 por chicas- acabaron con la apertura de un expediente sancionador que acarrea una multa de 600 euros, cantidad que se reduce a la mitad si se opta por el pronto pago. Eso sí, al tratarse de menores de edad, a sus familias o tutores legales se les brinda la oportunidad de condonar la sanción económica con la participación de los chavales en un plan específico denominado ‘Pen Drive Crítico’.

¿En qué consiste esta actividad? Sus responsables lo definen como «un recurso psicoeducativo basado en entrevistas motivacionales para que el joven tenga una visión autocrítica de sus experiencias con las drogas», señaló Joseba Zabala, médico especialista en drogodependencias que coordina el programa, que se imparte durante cuatro o cinco sesiones en las instalaciones de la Policía Local. Este experto cuenta con un amplio recorrido profesional sobre los menores y las drogas en la capital alavesa, y fue galardonado por su labor con el Premio Reina Sofía contra las Drogas (2010).

Esta iniciativa pionera y copiada por otros municipios del país para reducir el consumo de drogas entre los jóvenes tiene como propósito «desmitificar» sustancias como el cannabis y desmontar las «leyendas urbanas» creadas sobre ellas.

Notificación en mano

Los padres de ese largo centenar de adolescentes -con edades comprendidas sobre todo entre los 15 y 17 años- a los que ‘cazaron’ fumándose un ‘canuto’ recibieron una notificación del Consistorio -entregada en mano por un policía- en la que se explica lo ocurrido y se les oferta el ‘Pen Drive Crítico’ como «medida alternativa» al pago de la multa. «En la práctica totalidad de los casos, las familias aceptan que sus hijos hagan el programa. En este sentido, el Ayuntamiento no tiene ningún afán recaudatorio; lo que prima es el aspecto educativo y preventivo indicado sobre personas que ya se han iniciado en el consumo -apuntó Zabala-. Por eso, trabajamos con una ‘artillería crítica’ con la que buscamos darle la vuelta a esos falsos mitos, de modo que esa persuasión genere un cambio de comportamiento. El gran riesgo es que los chavales que empiezan por el cannabis acaban siendo adictos al tabaco», indicó el especialista.