El Correo

La Historia galopa por las campas de Olárizu

fotogalería

Aliados y franceses recrearon en Olárizu el avance de las tropas del general Hill y el contrataque galo en torno al pueblo de Subijana. / Reportaje fotográfico: Jesús Andrade

  • Más de 300 figurantes de seis países participan en la III Recreación Internacional de la Batalla de Vitoria

Oleg Sokolov es todo un personaje. Y una institución entre los recreadores europeos. Este historiador de la Universidad de San Petersburgo, conocido periodista y fundador del movimiento de la reconstrucción histórico-militar en Rusia se convirtió ayer en uno de los protagonistas de la III Recreación Internacional de la Batalla de Vitoria, que se escenificó en las campas de Olárizu ante unas dos mil personas.

Galones no le faltaban. Este ruso adoptó otra nacionalidad para calzarse las botas de un militar francés: nada menos que el Mariscal Jean-Baptiste Jourdan, jefe del Estado Mayor del rey José Bonaparte. Su implicación en el rol, al igual que la de sus más de trescientos compañeros de batallas, fue tal que transmitió altas dosis de realismo y entretenimiento.

Se notaba a la legua que este improvisado actor disfruta y se recrea en lo que, a ojos de los espectadores, resulta un fascinante regreso al pasado. En su caso, para encarnar a destacados miembros de la élite militar: generales de división o mariscales. «Ya soy todo un veterano. Llevo cuarenta años tomando parte en todas las recreaciones de contiendas napoleónicas que se celebran por toda Europa. Fui, además, el pionero en Rusia; aunque este año soy debutante aquí en Vitoria, cuyo campo histórico de batalla es magnífico. Su extensión es tres veces la que ocupa el terreno donde tuvo lugar la de Austerlitz», elogió Sokolov.

El catedrático ruso encontró a su mano derecha en la figura de Raúl Mendo, uno de los uniformados integrantes de la Asociación de Recreación Histórica Batalla de Vitoria 2013, organizadora del encuentro. Ambos abrieron al mediodía el desfile, en animada formación, que las tropas integradas por figurantes de seis países –españoles, franceses, británicos, portugueses, además de dos pequeños grupos de australianos y belgas– realizaron por las calles Dato y Mateo Moraza antes de hacer parada en la Virgen Blanca.

Allí rindieron homenaje a los combatientes y civiles de ambos bandos caídos en los virulentos combates de 1813. Y depositaron, junto a Gorka Urtaran, alcalde de la ciudad, una corona a los pies del Monumento a la Batalla de Vitoria. Tras una serie de salvas y cañonazos que retumbaron por toda la plaza, la comitiva encaminó sus pasos hacia el Palacio de la Provincia. En ese punto, rindieron tributo al general Álava, ante cuya escultura –una de las que jalonan la escalinata de entrada a la sede foral– hicieron otra ofrenda floral.

Hoy, segunda cita

Por la tarde, el foco se trasladó a Olárizu, que alberga los dos campamentos, el francés y el aliado. Unos minutos antes de que comenzara el duelo de artillería, la lluvia acudió sin que nadie la invitara. El tiempo y las quejas sobre lo poco publicitado que este año ha estado el evento repercutieron también en la afluencia al Mercado de la Batalla, que se vio un tanto desangelado.

Eso sí, los dos millares de visitantes que acudieron vieron cómo las campas se impregnaron de salvas de cañón, rancho, olor a pólvora, instrucción militar, escaramuzas, tiendas de campaña, tropas... y caballos. Los corceles protagonizaron una exhibición de caballería a cargo del 10º Escuadrón de Cazadores a Caballo de la Guardia, novedad sobre el programa de otros años. Luego, llegaría el plato fuerte del día: la recreación del avance de las tropas aliadas del general Hill y el contrataque francés, en torno al pueblo de Subijana. Quienes ayer se lo perdieron tienen hoy una nueva oportunidad a partir de las 12.00 horas. En este caso, para asistir al ‘reenactment’ del asalto del general Picton a Margarita.