El Correo

Gamarra y Mendizorroza se ponen a punto para el sábado

vídeo

Varios trabajadores desinfectan y limpian la zona de acceso a la piscina, en el complejo deportivo de Mendizorroza. / Jesús Andrade

  • Los trabajadores se afanan en terminar estos días las labores de acondicionamiento de ambos complejos, que recibirán este sábado a los primeros bañistas

Los 90.365 abonados a los complejos deportivos municipales tienen marcado en rojo el 28 de mayo. Es la jornada elegida por el Ayuntamiento para dar el pistoletazo de salida a la campaña estival en Mendizorroza y Gamarra. Allí se recibirá, desde este sábado, a los bañistas deseosos de darse el primer chapuzón de la temporada, que finalizará el 18 de septiembre en las instalaciones del paseo de Cervantes y el día 4 del mismo mes en el parque ubicado al norte de Vitoria.

Ambos recintos lucirán su mejor aspecto. Desde que arrancó mayo, más de un centenar de operarios municipales se afana en poner a punto Mendizorroza y Gamarra, al objeto de que los usuarios encuentren los dos recintos en perfectas condiciones. Las labores de acondicionamiento implican a diversos servicios municipales; desde el área de mantenimiento a la de limpieza, pasando por la de jardines e informática. Todos los detalles se cuidan con mimo para que las instalaciones presenten su mejor cara. Así, por ejemplo, ayer se podía ver en Mendizorroza a varios trabajadores desinfectando y limpiando las duchas exteriores, los pediluvios, además de las barandillas metálicas que delimitan el perímetro de las piscinas olímpica y de chapoteo, así como el Aquamendi.

1.520 metros cúbicos de agua

Mientras tanto, otros operarios daban los últimos toques a la "playa", la superficie que rodea las piletas; un grupo podaba las ramas de algunos árboles y otro empezaba a distribuir parte de las trescientas hamacas que habrá este año en "Mendi". En Gamarra, más trabajadores se concentraban en regar las zonas verdes, al tiempo que se terminaba de limpiar o se daba una mano de pintura a los frontones exteriores.

Eso sí, la puesta a punto de las piscinas acapara buena parte de la atención. «Arrancamos con el vaciado de los vasos. Y, tras comprobar que no había desperfectos ni fugas, se limpiaron a fondo las piscinas exteriores (ocho, en total); se desinfectaron y se les aplicó un tratamiento alguicida. La última fase –concluida esta semana– es la de llenado; que se realiza durante varios días», detalló Carlos Sánchez, técnico de mantenimiento. Un dato: sólo la piscina olímpica exterior de Mendizorroza contiene 1.520 metros cúbicos de agua.

También se han adecuado los rincones de juego, la cancha de voley-playa o los jardines. «Ahora, toca coordinar a todos los equipos de control y vigilancia, a los treinta socorristas –quince por cada instalación– y al resto de trabajadores que se encargarán de que esta campaña transcurra de la mejor forma posible», apostilló Eukeni Martínez, jefe de la Unidad de Grandes Instalaciones del servicio de Deportes.