El Correo

«Nos dijeron: O aceptan este hotel o les mandamos de vuelta a Vitoria»

El grupo de jubilados afectados vascos, navarros y riojanos, en los apartamentos en los que se han amotinado.
El grupo de jubilados afectados vascos, navarros y riojanos, en los apartamentos en los que se han amotinado. / E. C.
  • El grupo de jubilados vascos y navarros del Imserso que se amotinó ayer en unos apartamentos de Tenerife se mantiene en pie de guerra. «Vamos a presentar reclamaciones en Consumo», prometen

Lo que debería haber sido un viaje de placer se ha convertido para 45 jubilados vascos, navarros y riojanos en una cruzada por defender sus derechos. Los pensionistas contrataron hace meses sus respectivos viajes a Puerto de la Cruz, en Tenerife, con estancia en el Hotel Turquesa de 4 estrellas, pero al llegar a la isla todo ha sido diferente. El hotel, de menor categoría que el contratado; y su ubicación, mucho más lejos de la playa de lo que les prometieron. Ayer iniciaron un plante en la recepción del hotel que piensan prorrogar y acompañar con denuncias hacia la mayorista Mundiplán, adjudicataria de los viajes a Canarias del Imserso, en la que participan Iberia y Alsa, entre otras. «No se atienen a razones. Nos han dicho que, o aceptamos esto, o nos ponen en un vuelo de vuelta a Vitoria». Los jubilados amenazan con denuncias, pero las instituciones canarias, que han recibido ya multitud de quejas por la gestión de los viajes del Imserso este año, les auguran poco recurrido. A su pesar, porque la imagen del archipiélago, que vive del turismo, está quedando por los suelos, admiten.

Los problemas con el grupo procedente de Vitoria surgieron desde el inicio, ha relatado a EL CORREO Isidro López, uno de los jubilados que se ha erigido en portavoz de los indignados jubilados. La empresa adjudicataria de los viajes del Imserso a Canarias, Mundiplán (que arrastra un rosario de denuncias de usuarios descontentos), les confirmó la semana previa que todo estaba correcto. Sin embargo, el día antes de tomar el vuelo en Foronda, la empresa se puso en contacto con ellos para informales de que les habían retrasado el vuelo de vuelta dos horas y que les habían cambiado de hotel. «El retraso del vuelo no nos importa, pero en el cambio de hotel no estábamos de acuerdo», ha indicado López, que habla en nombre de los 45 afectados, todos procedentes de Álava, Navarra y La Rioja, indica. López dejó claro a la operadora que el grupo no estaba dispuesto a quedarse en el nuevo hotel, con la intención de que «solucionaran la reserva para cuando llegáramos». Sin embargo, «no lo han hecho», clama Isidro. A la llegada al aeropuerto tinerfeño, un autobús condujo al grupo de 45 personas a los Apartamentos Pez Azul, de 3 estrellas, en lugar de conducirlos al establecimiento contratado, el Hotel Turquesa de 4 estrellas, que se encuentra «a 150 metros de la playa».

«Se están riendo de nosotros»

Ante tal «despropósito», los 45 afectados se amotinaron a su llegada a los apartamentos y reclamaron su alojamiento contratado, pero desde la empresa adjudicataria de los viajes les dejaron claro que no había ninguna opción de cambio de alojamiento. «Aquí no hay ningún plan B. Aquí sólo hay plan A. Si quieren ustedes lo toman y si no mañana mismo les ponemos un avión y ustedes van para casa. Se les devuelve el dinero y ustedes van para casa», advirtieron los responsables de la empresa a los jubilados, según informa Isidro López, que se queja del trato recibido por esta empresa. «Nos están tratando de una forma muy desconsiderada, se están riendo de nosotros».

Ante estos hechos, los 45 afectados por esta reubicación están reuniendo la documentación y las hojas de reclamaciones de todos los afectados con la intención de presentar en Consumo todas las denuncias juntas, ha indicado López. En la oficina de este organismo en Canarias les han informado de que «son miles las reclamaciones que están enviando a Madrid», ha remarcado Isidro. «Es inaudito, están haciendo lo mismo con todo el mundo». El representante de los afectados ha explicado que «lo que pasa es que Mundiplán no está solicitando las reservas en los hoteles que habían ofertado y llevan a la gente a otros hoteles más económicos».

Ante las quejas de estos turistas Mundiplán argumentó que «no hay plazas libres en todo Puerto de la Cruz», sin embargo, estos jubilados tiraron de lista de hoteles y «las encontramos», indica Isidro. Por ello, ni cortos ni perezosos, el mismo día de su llegada a la isla tomaron las maletas y varios taxis para personarse en el hotel que les correspondía, donde les indicaron que la empresa no había hecho ninguna reserva. «Plazas hoteleras había, pero el problema es que Mundiplán opera con hoteles más económicos, ya que lo mismo le ha ocurrido a otros grupos». «Nos han mentido varias veces», expresa López con indignación.

En su intento por salvaguardar sus derechos se han puesto en contacto con el Ayuntamiento de Puerto de La Cruz, cuya concejala de Turismo «estaba indignadísima por que esto está ocurriendo todas las semanas», ha relatado Isidro. Desde el Consistorio insular les han prometido que están haciendo «gestiones para ver si les reubican hoy o mañana. Pero de momento estamos en punto muerto, preparando las hojas de reclamación», comenta López .