El Correo

Sacerdotes de Vitoria: «Atentar contra una mezquita es hacerlo contra los derechos humanos»

Arrojaron sangre y vísceras de cerdo en el ataque a la mezquita.
Arrojaron sangre y vísceras de cerdo en el ataque a la mezquita.
  • Un grupo de 21 sacerdotes de la Diócesis de Vitoria ha considerado que el «injustificable» ataque al local donde está previsto ubicar una mezquita

Un grupo de 21 sacerdotes de la Diócesis de Vitoria ha considerado que el «injustificable» ataque al local donde está previsto ubicar una mezquita es «un atentado directo contra los derechos humanos y la libertad religiosa». La semana pasada este local del barrio de Zabalgana, que ya tiene concedida la licencia de obra para su reforma, apareció con la fachada y paredes internas pintadas al parecer con sangre de cerdo y con trozos de carne, una careta de cerdo y otras piezas en su interior.

Hoy 21 sacerdotes alaveses de Vitoria han mostrado su solidaridad con sus «hermanos musulmanes» y han defendido «su pleno derecho a la expresión de sus convicciones religiosas en lugares de culto tramitados legalmente». Los religiosos han rechazado «las incalificables agresiones» a la futura mezquita, han advertido de que este tipo de actuaciones «en absoluto recogen el espíritu de Jesús» y han animado a la ciudadanía a mostrar su solidaridad con la comunidad musulmana y su compromiso con «la defensa de la libertad, de la justicia y derechos humanos sin diferencias de credos y religiones».

En un comunicado recuerdan que en el Concilio Vaticano II la Iglesia expresó «su aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios-Alá», con quienes los católicos «comparten la fe y confianza en la justicia y misericordia divinas». «Compartimos con nuestros hermanos musulmanes, así como con otras religiones, el patrimonio común de valores radicales que constituyen la base de una ética mundial y abogamos por la convivencia pacífica entre todas las religiones», sostienen los sacerdotes.

En su comunicado los religiosos alaveses se refieren también a los atentados de hoy en Bruselas y rechazan «esta violencia y todas las acciones terroristas, así como toda las conculcaciones de derechos humanos».