El Correo

Vitoria destinó 2,9 millones a ayudas alimentarias en 2015

  • Un total de 1.642 familias se beneficiaron de la prestación en algún momento del pasado ejercicio con la Tarjeta Municipal Ciudadana

El Ayuntamiento de Vitoria desembolsó 2.908.767 euros en las distintas modalidades de ayudas alimentarias a lo largo del año 2015, según los datos facilitados ayer por el equipo de gobierno del PNV a los grupos políticos municipales durante la comisión de Políticas Sociales.

La mayor cuantía, que asciende a 2.325.508 euros, se repartió entre un total de 1.642 familias diferentes. Éstas tuvieron derecho a la rebautizada como Prestación de Cobertura Básica (PCB) y obtuvieron esta ayuda «en algún momento» del último ejercicio. El importe medio anual gastado por cada familia ascendió a 1.416 euros.

Durante el pasado año, la Prestación de Cobertura Básica experimentó un crecimiento sostenido. En enero, un total de 553 familias recibieron esa ayuda. Al cierre del ejercicio, en diciembre, la cifra escaló hasta las 750. Esa tendencia parece mantenerse en este 2016. De hecho, el último dato conocido, referido al pasado mes de febrero, apunta que fueron 770 las familias beneficiarias.

Todos estos perceptores lograron la prestación a través de la Tarjeta Municipal Ciudadana (TMC), documento que presentan en el cajero de una cadena de supermercados, circunstancia que –según comentó en su día la concejala de Asuntos Sociales, Nerea Melgosa,–«estigmatizaba a las personas con menos recursos» e incluso creaba «situaciones embarazosas».

Prestación para 221 hogares

A finales de febrero, el Gabinete Urtaran anunció que había cerrado un acuerdo con Kutxabank para crear una nueva tarjeta, que en apariencia será como cualquier otra de crédito, que sustituya al actual sistema de ayuda alimentaria. En consecuencia, los perceptores de estas ayudas podrían pasar por caja "sin tener que evidenciar su situación". Sin embargo, la Junta de Gobierno Local aplazó por motivos técnicos la aprobación de ese convenio.

El Consistorio manifestó también su intención de negociar para que los alimentos puedan adquirirse en más cadenas de supermercados y comercios de la ciudad, ya que hasta ahora sólo se podían comprar con el actual sistema en los establecimientos de la firma Simply.

Por otro lado, las ayudas de alimentación llegaron también a otras 221 familias vitorianas distintas, que accedieron a ellas en su variante de prestación económica. En este caso, el Consistorio las sufragó con otros 583.259 euros. Esta suma se divide, a su vez, en dos modalidades. Por un lado, la llamada alimentación dineraria. Y, de otro, la conocida como alimentación dineraria reintegrable, que se concedió a 83 familias. En su caso, las ayudas son una suerte de «adelanto», puesto que cuando los beneficiarios reciben el dinero de Lanbide, deben restituir la cantidad recibida al Consistorio.