El Correo

El promotor del centro comercial de Salburua deberá realizar un estudio de impacto ambiental

Terrenos donde se edificaría el centro.
Terrenos donde se edificaría el centro. / IGOR AIZPURU
  • Urtaran admite que acordar la permuta de la parcela para alejar el proyecto del humedal «es una posibilidad más» si beneficia a la ciudad

La empresa que promueve el área comercial del sector 15 de Salburua, junto al pabellón Buesa Arena y el humedal, deberá presentar un estudio de impacto ambiental al Gobierno vasco antes de dar contenido a la parcela. Así lo indica el letrado jefe de la asesoría jurídica del Ayuntamiento de Vitoria, que ha despejado las dudas de los grupos sobre esta cuestión. El alto cargo municipal aclara en un informe que la necesidad de realizar esta evaluación viene incluida tanto en la normativa estatal como en la autonómica, de modo que el promotor no puede obviarla. El alcalde, Gorka Urtaran, desveló ayer las conclusiones de este documento, que «ya han sido comunicadas» a la firma propietaria del solar, Ebrogán. El regidor jeltzale mostró su disposición a «llegar a una solución satisfactoria para ambas partes», siempre bajo la premisa «de protección del humedal».

El informe jurídico menciona, por una parte, la Ley estatal de evaluación ambiental, que señala ese tipo de informe es necesario en aquellos planes «que afecten a espacios incluidos en la Red Natura 2000», como es el caso del parque de Salburua, designado tanto Zona Especial de Conservación (ZEC), como Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) el 30 de junio de 2015 por el Gobierno vasco. Por otro lado, el abogado llega a la misma conclusión atendiendo a la normativa autonómica, en concreto a la Ley de Protección del Medio Ambiente del País Vasco.

El documento resalta que «la mera probabilidad de que un proyecto o plan afecte a los espacios o hábitats incluidos en la Red Natura 2000, exige la redacción de un estudio de impacto ambiental. Ello implica que la práctica totalidad de los proyectos deban cumplir con ese trámite y, en concreto, el estudio de detalle a redactar en el enclave 3 del sector 15 de Salburua».

El Gobierno vasco decide

Cuando el propietario de la parcela entregue el estudio, será el Gobierno Vasco el encargado de analizarlo y de validar o no la protección ambiental necesaria. En caso de que obtenga el permiso, la empresa tendría derecho a desarrollar la actividad en el caso de que encontrara operadores que quisieran ocupar ese solar, de 28.560 metros cuadrados.

El alcalde también se refirió a la posibilidad de que el proyecto no salga adelante, sobre todo tras la recogida de firmas iniciada por un grupo ecologista y la oposición de algunos grupos municipales como EH Bildu e Irabazi. Por eso mismo, el promotor de la zona comercial manifestó hace un mes a través de este periódico que si al final no podía edificar en la parcela estaría dispuesto a «negociar una compensación» con el Ayuntamiento. La firma Ebrogán, recordó, adquirió la parcela por 7,5 millones de euros, pero una década después sigue vacía. La forma de resarcir a la empresa podría traducirse en varias alternativas, desde una indemnización a una permuta que permitiera a la firma ocupar otra parcela. «Tenemos toda la disposición del mundo a hablar antes de buscar otras vías», agregó en clara referencia a una salida judicial.

Preguntado por esta cuestión, el alcalde precisó con franqueza que el Ayuntamiento no podría indemnizar a la empresa «porque no tenemos dinero». Otra opción sería la de permutar el solar comercial por otro. «Es una posibilidad que no hemos descartado, pero no es la única. Se trata de conjugar los intereses generales con el particular, siempre bajo el respecto absoluto al medio ambiente», aclaró Urtaran. El regidor insistió en que la firma también podría presentar la evaluación de impacto ambiental obligatoria y recibir una resolución favorable del Gobierno vasco.