El Correo

Vitoria clama justicia en una multitudinaria manifestación

vídeo

La marcha, a través de Vitoria. / IGOR AIZPURU

  • La capital alavesa arropa como nunca a los familiares de las víctimas del 3 de marzo de 1976 cuando se cumplen 40 años de la masacre. Los organizadores calculan que la han secundado 12.000 personas

Arropando como nunca a los familiares de las víctimas, con el recuerdo colectivo a flor de piel y con la reclamación de justicia y reparación en el ánimo, Vitoria se ha echado este jueves a la calle para mostrar su apoyo, solidaridad y memoria hacia los que sufrieron los luctuosos sucesos del 3 de marzo de 1976, cuando la Policía Armada disolvió a tiros una asamblea obrera en la iglesia de San Francisco de Asís del barrio de Zaramaga con el resultado de cinco muertos por herida de bala y decenas de heridos, en un acontecimiento histórico difícil de olvidar en una ciudad como ésta. En la manifestación que corona los actos de recuerdo, convocada por los sindicatos ELA, LAB, ESK y STEE-EILAS, miles de alaveses (12.000, según la organización, lo que significaría más del doble que en convocatorias anteriores) se han sumado a la reclamación principal de reparación de las víctimas y señalamiento de los responsables de aquella matanza.

las víctimas mortales
  • Francisco Aznar Clemente

  • Pedro María Martínez Ocio

  • Bienvenido Pereda Moral

  • José Castillo García

  • Romualdo Barroso Chaparro

  • Días convulsos en Vitoria

  • Los funerales por los asesinados

  • Las grabaciones del 3 de marzo

Ha sido el colofón a un día cargado de emociones para quienes de alguna forma u otra vivieron y sufrieron aquellos momentos históricos en la capital vasca, una jornada de recuerdo permanente a los que cayeron abatidos y a sus familias. También ha sido el cierre a unas jornadas de actos relacionados con la reivindicación de justicia para las víctimas, que han llevado a los familiares a protagonizar encuentros con expertos y con políticos de toda ideología y a desarrollar otra serie de homenajes y eventos destinados a difundir lo ocurrido hace ahora cuatro décadas. Entre las conclusiones, el respaldo de la ONU a que se investiguen y se juzguen los crímenes y la decisión municipal de poner en marcha la maquinaría legal para llevar de nuevo los sucesos a la justicia ordinaria

La marcha, en consonancia con la excepcionalidad de la efeméride, fue también singular. Arrancó con los sones de la canción de Lluis Llach Campanades a Morts, basada en la matanza de Vitoria, por la megafonía. Se varió también el recorrido, que habitualmente se ejecutaba desde el lugar de los hechos, los alrededores de la iglesia, hasta el centro de la ciudad, siguiéndolo en sentido inverso y replicando la ruta que hicieron los féretros de los asesinados desde la catedral nueva, donde se oficiaron los funerales, hasta el barrio de Zaramaga, donde se encuentra el cementerio de Santa Isabel.

La marcha ha sido multitudinaria. Desde minutos antes de las 19.00 horas se han congregado en la Virgen Blanca de la ciudad numerosas personas que desafiaban al desapacible clima de este jueves. Con pancartas e imágenes de los fallecidos, ha transcurrido por el centro de la ciudad bajo lemas como «Cinco vidas, un ejemplo». Durante la marcha se han escuchado también diversos lemas tradicionalmente vinculados a la izquierda abertzale: «Borroka da bide bakarra», «policía asesina» y «jo ta ke irabazi arte», entre otros. Antes de iniciarse la manifestación, un numeroso grupo de jóvenes ha descendido hasta la Virgen Blanca desde el Casco Viejo coreando estos eslóganes. Tras 45 minutos de recorrido por las calles del centro de Vitoria, hasta el barrio de Zaramaga, la marcha alcanzó el monolito en memoria de las víctimas, donde las centrales sindicales convocantes leyeron un comunicado en el que se reclama justicia para las víctimas y el esclarecimiento judicial de los hechos. Un espectáculo de luz y sonido, con alusiones a la lucha obrera y la resisntecia ante el franquismo, ha puesto punto final a una jornada reivindicativa.