El Correo

Una vacuna contra el bullying

La tesis de Yolanda Martínez servirá de base para un proyecto de prevención del acoso escolar.
La tesis de Yolanda Martínez servirá de base para un proyecto de prevención del acoso escolar. / B. CASTILLO
  • La tesis doctoral de Yolanda Martínez, directora de Presentación de María, aborda cómo afrontar el acoso escolar a través de la resiliencia

El ‘bullying’ y el hostigamiento a través de las redes sociales e internet se ha convertido en un drama para miles de estudiantes que, en su mayoría, lo sufren en silencio. No es una mera conjetura. Las aulas y el patio de colegios e institutos pueden convertirse en un territorio muy hostil para niños y adolescentes. Según los datos recogidos en Cisneros X, el mayor estudio sobre el acoso escolar realizado hasta la fecha en España, el 23,3% de los estudiantes con edades comprendidas entre los 7 y los 17 años es víctima de este fenómeno, que demanda una atención prioritaria de toda la comunidad educativa.

La psicóloga Yolanda Martínez, directora pedagógica del colegio vitoriano Presentación de María, decidió hace tiempo poner la lupa sobre este problema que suele acaparar titulares cuando, por desgracia, ya es demasiado tarde para alguna víctima. Para ello, esta profesora ha desarrollado una tesis doctoral, que defendió en diciembre en la Universidad de Deusto, y que le ha permitido abordar esta cuestión desde una innovadora perspectiva.

En su investigación, la docente demuestra que la resiliencia, esto es, la capacidad del ser humano de resistir y rehacerse ante las adversidades, mejora la respuesta de los adolescentes que sufren ‘bullying’ o ciberacoso. «Los jóvenes que son resilientes tienen un menor riesgo de experimentar dificultades de ajuste psicológico y problemas emocionales como, por ejemplo, la ansiedad, la depresión, el aislamiento y las conductas agresivas o la bajada del rendimiento escolar», desgrana Martínez, que ha estudiado para su tesis a 800 alumnos, de entre 10 y 14 años, de nueve colegios alaveses y de otros puntos del País Vasco.

Programa preventivo

En otras palabras, es preciso trabajar determinados aspectos para que cada escolar potencie su resiliencia, que actuaría como un «factor protector» que puede blindarle de los efectos negativos del acoso o, al menos, moderar sus consecuencias. Entre esas variables, hay elementos individuales, más vinculados a la personalidad como el optimismo o la autoestima; mientras que otros corresponden al ámbito familiar (el apoyo de los padres) y al comunitario, que hace referencia al barrio, la escuela y al respaldo que prestan «los iguales, las amistades y otras personas significativas», detalla Martínez.

Su tesis servirá de base para desarrollar y poner en marcha programas y proyectos preventivos para ayudar a los niños y adolescentes a desarrollar recursos contra el acoso. «La resiliencia puede aprenderse y servir de ‘vacuna’, ya que tiene un efecto fortalecedor y de ayuda ante situaciones difíciles de la vida. Eso es lo positivo y esperanzador», apostilla. Ella y sus compañeros del departamento de Orientación del colegio ubicado en la calle Cruz Blanca aplicarán un plan piloto en este tercer trimestre. «Además, desarrollaremos una metodología más amplia que aplicaríamos a partir del próximo curso, y que se complementará con un trabajo paralelo con las familias».