El Correo

Los nombres preferidos para los bebés alaveses

El primer nacido en 2014, Ibrahim.
El primer nacido en 2014, Ibrahim. / Ricardo del Val
  • El Instituto vasco de Estadística hace público el top 25 de nombres para los recién nacidos del territorio. Las madres de nacionalidad extranjera, además, escogen cada vez más nombres euskaldunes para sus hijos

Ane es desde 1996 el nombre de niña preferido por los progenitores vascos y también lo es en Álava, al menos desde 2012, mientras que para los niños Aimar ha desbancado a Markel y a Julen. El Instituto Vasco de Estadística-Eustat ha hecho público el listado de los 25 nombres más utilizados para los bebés nacidos en Álava en 2014. Una de sus conclusiones es que se mantiene la tendencia de que las madres de nacionalidad extranjera también optan por nombres de origen vasco para sus bebés. De hecho en el ránking de los 25 nombres más habituales entre 2012 y 2014 predominan los de origen euskerico en ambos sexos. En el caso de las niñas, por detrás de Ane, en 2014, los nombres más frecuentes son Haizea, June, Nahia e Izaro, por ese orden, que constan también entre los 10 más utilizados en 2012 y 2013.

Tal es la preferencia por el nombre de Ane que según el INE, en Álava han nacido un total de 786 mujeres de nombre Ane, cuya media de edad de 14,2 años. Ello supone que casi 7 mujeres de cada mil nacidas en Álava llevan este nombre. A ellas hay que añadir las 172 alavesas que se llaman Anne (con dos enes), y que tienen una media de edad de 25,9 años. Esta últimas representan el 1,5 por mil de las nacidas en Álava. En 2014, Anne fue el decimotercer nombre más utilizado por los padres alaveses para llamar a sus pequeñas.

El listado de 2014, continua con Paula, en sexto lugar, Irati, Noa, Uxue, Lucía, Sara, Alba, Anne, Iraia y Malen, por ese orden, en el Top 15. Maialen, Laia, Nora, Daniela, Enara, Aitana, Carla, Jare, Leire y Aiala, completan la lista de los 25 nombres más utilizados para niñas en Álava.

En niños, tras Aimar están Julen, Markel, Iker y Unai, entre los cinco más utilizados, en 2014. Mikel, que en 2012 fue el más utilizado ha sido desbancado de la primera posición, para caer al décimo de la lista. Al listado de los 25 más frecuentes se han incorporado entre los nombres de niño Xabier, Ekaitz y Erik, que en 2013 no constaban en la relación, y, en niñas, Alba, Anne, Nora, Daniela, Enara, Carla y Jare, en comparación con el año anterior.

El ránking de Vitoria difiere poco del alavés, aunque está encabezado por June, seguido de Ane, Paula y Haizea en niñas. El nombre de varón más utilizado en la capital fue Aimar, seguido de Julen, Iker y Ander. Aunque el Registro Civil permite un máximo de dos nombres simples o uno compuesto, en la lista de los cien nombres más comunes en Euskadi no hay ninguno compuesto.

De nacionalidad extranjera

Las madres con nacionalidad extranjera también escogen preferentemente nombres euskaldunes para sus hijos, pero con diferencias con respecto al ránking general, ya que en el caso de las niñas entre los nombres preferidos hay tres de origen vasco: Ainhoa, Nahia y Leire, aunque el primero en la lista es Sara, de origen hebreo; seguido de Sofía, de origen griego.

Entre los niños, los nombres euskaldunes que eligen las madres de nacionalidad extranjera son Ander e Iker, que ocupan el segundo y el cuarto lugar respectivamente, mientras que Adam -hebreo- lidera el listado, Mohamed -árabe- está en tercera posición y la quinta es para David, nombre de origen hebreo.

Los 10 nombres más usuales entre las mujeres que fueron madres en entre 2012 y 2014 y que en su mayoría nacieron entre 1973 y 1983 fueron Ainhoa, Leire, Nerea, María, Amaia, Ainara, Laura, Sonia, Marta e Iratxe. En estas generaciones de mujeres los tres nombres más frecuentes eran también euskaldunes, pero todavía estaban muy presentes los castellanos, y en especial, los compuestos por María.

En el caso de los hombres que fueron padres entre 2012 y 2014 los diez nombres más repetidos fueron Aitor, Javier, David, Iker, Asier, Iñigo, Gorka, Mikel, Jon e Iñaki. Entre 1972 y 1983 los nombres compuestos ya dejaban paso entre los varones a los simples y los nombres vascos comenzaban a ser predominantes.