El Correo

Varios colectivos se alzan en contra de la construcción de un centro comercial en Salburua

El solar donde está prevista la construcción del centro comercial, junto a la ciudad deportiva del Baskonia.
El solar donde está prevista la construcción del centro comercial, junto a la ciudad deportiva del Baskonia. / J. Andrade
  • Algunos partidos políticos y asociaciones ecologistas consideran esta obra como una «nueva amenaza» contra los Humedales e inician una recogida de firmas para evitar que se lleve a cabo

El colectivo ecologista de Vitoria está agitado. Unas horas después de conocerse que el Ayuntamiento tendrá que aprobar la construcción de un centro de comercial o un parque de medianas superficies en Salburua, varias formaciones políticas y asociaciones ecologistas se han puesto en marcha para tratar de frenar esta iniciativa que proyecta un espacio para grandes marcas, en una parcela de 28.560 metros cuadrados ubicada junto al pabellón Buesa Arena.

Los servicios jurídicos municipales han determinado que es imposible frenar este proyecto y que la compañía propietaria del solar, Ebrogán, tiene derecho a edificar.

A pesar de ello, partidos como Equo o Irabazi ya se han mostrado contrarios a la construcción de dicho centro comercial. Además, la asociación ecologista Ekozaleak ha iniciado una campaña en la plataforma Change.org, con el apoyo de Equo, contra la construcción de esta gran superficie, «como medida de protesta ciudadana frente a esta nueva amenaza contra los Humedales». La recogida de firmas ha recabado más de 1.200 apoyos.

Un «atentado social y ecológico»

En un comunicado, la formación ecologista Equo, al igual que Irabazi, han mostrado su rechazo «de manera categórica» a la construcción de un centro comercial en Salburua, ya que supone un «atentado social y ecológico». Según estas foramciones, tras varios intentos fallidos por parte de Hipercor y de Mercadona, «reaparece el fantasma» de la construcción de un centro comercial junto a la ciudad deportiva del Baskonia y «en pleno» Humedal de Salburua.

«Esta amenaza solo responde a un modelo urbanístico salvaje, establecido en la época del ladrillo y del que seguimos pagando las consecuencias», ha lamentado. En este sentido, ha criticado que «este modelo, que ya ha provocado graves daños sociales y ambientales en nuestra ciudad, es erróneo y no responde a los objetivos marcados por Vitoria en materia de urbanismo sostenible y de sostenibilidad ambiental».

La coportavoz de Equo en Álava, Erika Martínez, ha defendido que «por encima del dinero (en alusión a las indemnizaciones que supondría su no realización), está el interés general, el interés público, la salud de las personas y la conservación del patrimonio natural».