El Correo

Varios conductores alaveses denunciados por una carrera ilegal de coches en Navarra

Varios efectivos de la Policía Foral Navarra.
Varios efectivos de la Policía Foral Navarra. / Jesús Diges
  • La Policía Foral aborta una multitudinaria carrera en Mendavia y denuncia a un total de 44 conductores. Ante la presencia policial, los asistentes huyeron de manera precipitada y se produjeron varias colisiones y situaciones de peligro

Varios conductores alaveses han sido denunciados por la Policía Foral Navarra por participar en una carrera ilegal de coches en Mendavia. Los agentes, que acudieron con coches camuflados a la convocatoria realizada a través de la redes sociales, denunciaron a un total de 44 conductores en un acto en el que se habían concentrado «más de 200 vehículos», ha confirmado a EL CORREO un portavoz de este cuerpo. Las mismas fuentes han asegurado que entre los asistentes había varios conductores alaveses, además de navarros, riojanos y vizcaínos, «habituales» en estas competiciones en las que «participan una docena o 14 conductores» y que «suelen variar de lugar» para evitar ser pillados.

La Policía Foral ha detallado que dos de los denunciados estaban participando directamente en la competición, mientras que los otros 42 han sido sancionados por estacionar en lugares prohibidos tras acudir a presenciar la carrera. Los agentes de la comisaría de Estella tuvieron conocimiento de que se estaba organizando a través de las redes sociales una carrera ilegal de vehículos en la carretera NA-1120 (Los Arcos-enlace con la NA-134), en el término de Mendavia.

Ante el peligro que genera este tipo de actividades no autorizadas en zonas abiertas al tráfico rodado, desde la comisaría de la Policía Foral en Estella se desplegó un dispositivo especial de vigilancia integrado por agentes que utilizaron vehículos camuflados.

Alcohol, huida precipitada y colisiones

Los policías desplazados al lugar indicado observaron cómo poco antes de la medianoche comenzaron a llegar vehículos a la zona, algunos para participar en la competición y otros que estacionaban en lugares donde está prohibido hacerlo, como caminos, isletas, arcenes o en la propia calzada, para poder observar la carrera. Muchos de ellos jaleaban a los participantes mientras consumían bebidas alcohólicas, según detalla el Gobierno de Navarra.

En el lugar se había organizado también una zona donde una docena de vehículos se organizaban a modo de parrilla de salida para hacer un recorrido de unos 2,5 kilómetros, ocupando ambos carriles de circulación.

Debido al gran número de vehículos congregados en el lugar y al peligro creciente que se estaba generando, los agentes decidieron cortar la carretera utilizando para ello vehículos camuflados. Cuando los asistentes y participantes detectaron la presencia policial, comenzaron a huir de manera precipitada, produciéndose varias colisiones entre ellos o con elementos de la vía como quitamiedos o taludes, llegando a circular algunos en dirección contraria.

Los agentes dieron el alto a dos de los participantes, procediendo a denunciarles por «establecer una competición de velocidad en la vía pública o de uso público sin estar debidamente acotada la misma por la autoridad competente». Asimismo, denunciaron a otros 42 por estacionar en lugares prohibidos.