El Correo

Los vitorianos llenan la Virgen Blanca para denunciar el ataque machista a Alicia y a su madre

fotogalería

Velas y muñecos para Alicia. / ELCORREO

  • El Ayuntamiento de Vitoria y la Diputación han puesto ya en marcha los protocolos de ayuda que existen para víctimas de violencia machista y sexual para «ayudar y dar cobijo»

Los vascos y sus instituciones han condenado este martes los «graves actos de violencia» cometidos el lunes contra un bebé de 17 meses y su madre en Vitoria, y tanto la Diputación alavesa como el Ayuntamiento de Vitoria se han ofrecido a darles apoyo y cobijo. Las reacciones de condena y repulsa ante el suceso que consternó a la capital alavesa se han ido sucediendo a lo largo de este martes, y por la tarde se han plasmado en una concentración en la plaza de la Virgen Blanca convocada por la plataforma feminista de Vitoria en la que se han dado cita cerca de un millar de vitorianos. En silencio, durante media hora, desde las 19.30 hasta las 20.00 horas, han recordado a las dos víctimas del brutal ataque ocurrido en la noche del lunes en la calle Libertad de la ciudad.

La concentración en la Virgen Blanca se ha desarrollado en total silencio, solo roto por las campanas de San Miguel. Los manifestantes, hombres, mujeres y niños de todas las edades, han portado pancartas con lemas contra la violencia machista. «Ni una más», «No es una más, es una menos». «Menos discursos y más recursos», eran algunos de los eslóganes. A las ocho en punto, de nuevo las campanadas de San Miguel han roto el silencio y un aplauso ha puesto punto final al acto, tras lo que se han coreado varias consignas feministas.

Aunque la atención se centra ahora en aguardar a que la madre, de 18 años, se recupere de las lesiones que supuestamente le ocasionó un hombre de 30 años en la madrugada del domingo al lunes, las instituciones alavesas ya han avanzado su voluntad de poner en marcha los protocolos de ayuda que existen para víctimas de violencia machista y sexual. El suceso, que terminó con el bebé arrojado por la ventana de un primer piso en la calle Libertad de Vitoria en la madrugada del domingo al lunes, está bajo secreto de sumario, pero la información que se ha ido conociendo a través de fuentes policiales aleja cada vez más la hipótesis de que se trata de un caso de violencia machista.

«Máxima condena»

La hipótesis principal con la que trabaja la Ertzaintza es que un hombre de 30 años tiró a la niña de año y medio por la ventana tras ser descubierto por la madre de la pequeña, a la que conoció esa noche, cuando practicaba tocamientos sexuales a la pequeña. Mientras la Policía vasca trabaja para esclarecer lo ocurrido, las instituciones de Euskadi han salido en defensa de las víctimas y se han comprometido a trabajar tanto en la reparación como en la prevención de estos delitos contra los derechos de las mujeres y los menores.

El Ayuntamiento de Vitoria ha difundido un comunicado en el que expresa su «máxima condena» y manifiesta su «total consternación» ante estos «graves hechos». Fuentes del Consistorio han explicado que trabajadores de los servicios sociales ya han ofrecido apoyo psicosocial a la madre, ingresada en un principio en Vitoria pero trasladada hoy al hospital vizcaíno de Cruces para estar junto a su bebé. La Diputación alavesa ha constatado la «conmoción y el estremecimiento» que ha provocado este caso en la institución y ha anunciado su disposición a «atender, ayudar y cobijar» a la madre y a su hija.