El Correo

Las obras del tramo más peligroso de la N-240 pueden empezar a finales de año

Estado en el que quedó el vehículo siniestrado en el accidente em la N-240
Estado en el que quedó el vehículo siniestrado en el accidente em la N-240 / Jesús Andrade
  • El proyecto foral, que afecta a 3,2 kilómetros de la vía donde murió una joven, mejora el trazado y suprime curvas y rasantes

En abril de 2014, la Diputación de Álava aprobó el proyecto de nuevo trazado y acondicionamiento de 3,2 kilómetros de la N-240, la que lleva al puerto de Barazar, entre Legutiano, Elosu y Ollerías. Esta reforma, que afecta al tramo más peligroso de esa transitada carretera, podría por fin empezar a hacerse realidad a finales del recién estrenado 2016. El objetivo de la obra, asignatura pendiente de las instituciones desde hace años, no es otro que mejorar la seguridad vial del trecho situado entre los puntos kilométricos 16,700 y 19,900, uno de los que históricamente concentra mayor número de accidentes de la red viaria alavesa. En los últimos años, esa parte de la vía ha sido testigo de varios siniestros mortales –el último se registró el martes, al empotrarse el coche que conducía una joven de 18 años con un camión– y se habían reforzado las señales luminosas que anunciaban las curvas de radio insuficientes e inseguras.

Desde entonces, los trámites del proyecto han ido avanzando. La propuesta se sometió a información pública y a los estudios de impacto ambiental. Además, los técnicos completaron la relación de bienes y derechos afectados, entre los que hay dos caseríos, uno de ellos deshabitado, y una explotación agroganadera; así como la ocupación de suelo agrícola y ganadero. La tramitación, sin embargo, se había detenido en ese punto. En julio, coincidiendo con el cambio de gobierno en la Diputación de Álava, el nuevo Ejecutivo foral marcó en su agenda esta obra como "prioritaria".

Antes de que se produjera el trágico acccidente del día 5, el diputado de Infraestructuras Viarias y Movilidad, el socialista Josu López Ubierna, ya había previsto licitar en este primer trimestre el proyecto constructivo para reformar la N-240 a su paso por Legutiano, "con el objetivo de poder sacar a concurso las obras a mediados de año para que pudieran empezar antes de que finalice el ejercicio", explicó ayer a EL CORREO.

El diputado foral confía en que si hay "consenso en el municipio y apoyo institucional, la reforma saldrá pronto adelante. Es preciso actuar para mejorar la seguridad vial de todos los que circulan por esa carretera, marcada por el paso de vehículos pesados y muy condicionada por la orografía y el clima de la zona, dada su proximidad al embalse de Urrunaga", incidió.

Pérdidas de visibilidad

En líneas generales, el proyecto contempla modificar y mejorar el trazado, suprime curvas y los fuertes cambios de rasante, que conllevan pérdidas de visibilidad a lo largo de todo el tramo, comprendido entre el puente de Santa Engracia (ubicado sobre el embalse de Urrunaga) y la intersección con la carretera A-3608 en Ollerías, en Legutiano, según desgranó López Ubierna.

De igual modo, está prevista una reordenación de los numerosos accesos directos (caminos, pasos a fincas o edificaciones) a la carretera actual. También se intervendrá para reducir la peligrosidad del cruce con la carretera A-4404 que conduce hasta Elosu por su falta de visibilidad al realizar las maniobras. La conexión se resolverá mediante un paso superior y un nuevo enlace. La mejora del trazado y el alzado de la carretera se adecuará para una velocidad de entre 90 y 100 kilómetros por hora.