El pleno votará si Vitoria estrena consulta popular para decidir el futuro de las corridas de toros

La última feria atrajo la atención de 9.124 espectadores. /
La última feria atrajo la atención de 9.124 espectadores.

El Gabinete Urtaran anuncia que respetará el contrato vigente con la empresa que organiza la feria taurina de La Blanca

NURIA NUÑOVitoria

Hace escasos días, la localidad valenciana de Aldaia acaparaba los titulares al convertirse en el primer pueblo que suprime los toros y, en general, los festejos taurinos, tras la celebración de una consulta popular. Vitoria podría seguir los pasos de ese municipio, ya que la Corporación votará mañana en el pleno si la capital alavesa abre un «proceso participativo para consultar a la ciudadanía sobre la organización de espectáculos taurinos».

Así, al menos, se recoge en la enmienda a la totalidad que presentará el PSE a la moción suscrita por EH Bildu. La coalición abertzale anunció que propondrá al resto de grupos municipales rescindir el contrato con la actual empresa, liderada por José Cutiño y que aún debe organizar el ciclo de 2016. Y, al mismo tiempo, pedir el comienzo de negociaciones con la firma concesionaria del coso del Iradier Arena para que no organice la próxima feria de La Blanca. PNV, PP y PSE ya desvelaron que no secundarán esta propuesta. La razón esgrimida por nacionalistas, populares y socialistas es económica, puesto que la rescisión unilateral del contrato vigente obligaría al Ayuntamiento a indemnizar a la promotora por el llamado lucro cesante.

Los socialistas, además de proponer la consulta popular, instan al Gabinete Urtaran a «no prorrogar el contrato de organización, gestión y explotación de espectáculos taurinos que concluye en 2016». De hecho, existe una cláusula que plantea la opción de prorrogar el acuerdo con la empresa de Cutiño por otros dos años a partir de 2017. «Pensamos que el contrato debe respetarse, al igual que creemos que deben ser los vitorianos y vitorianas quienes digan si quieren o no una feria taurina en las fiestas de La Blanca. Queremos que la gente se manifieste al respecto y, a partir de ahí, adoptar una decisión con vistas a 2017», explicó a EL CORREO el portavoz socialista, Peio López de Munain.

Maltrato animal

A expensas de si el pleno decide promover o no una consulta popular sobre este asunto, los aficionados a la tauromaquia podrán ir a los toros las próximas fiestas. El equipo de gobierno ha reiterado que el Ayuntamiento respetará el «contrato vigente» para no tener que indemnizar a la empresa promotora. «Hay que esperar a 2016 para ver cuál es la situación en ese momento -apuntó Iñaki Prusilla-. Algún día la feria desaparecerá porque la propia población de Vitoria no se verá atraída por ese espectáculo», subrayó el concejal de Cultura, Educación y Deporte en respuesta a Oskar Fernández.

El edil de Irabazi exigió al PNV que rescinda el acuerdo con la organizadora de la feria taurina «y que se eliminen en Vitoria todos los actos que implican maltrato animal», insistió. «Nos hemos llevado una desagradable sorpresa al ver en los presupuestos una partida de 30.000 euros. Este evento es ética y culturalmente lamentable. Además, estamos gastando mucho dinero que podría ser destinado a fines sociales mucho más éticos», subrayó Fernández. Éste, además, acusó a los jeltzales de estar «incumpliendo la voluntad del pleno municipal de declarar Vitoria-Gasteiz como ciudad libre de maltrato animal. Es hipócrita permitir la aprobación de esta declaración y luego no hacer nada por erradicar estos eventos tan sangrantes para nuestra sociedad», zanjó el concejal de Irabazi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos