El Correo

El PNV reclama al Alavés y al Baskonia que «arrimen ahora el hombro»

Toquero, con la publicidad municipal de Vitoria-Gasteiz que luce el Alavés en la manga de su camiseta, abraza a Pelegrín.
Toquero, con la publicidad municipal de Vitoria-Gasteiz que luce el Alavés en la manga de su camiseta, abraza a Pelegrín. / Igor Aizpuru
  • Defiende fraccionar los pagos por «la situación económica» y recuerda que el Ayuntamiento «ya hizo un esfuerzo» con ambos clubes

«De la misma manera que el Ayuntamiento de Vitoria hizo un esfuerzo» (con el Alavés y el Baskonia), «creemos que ahora ellos tienen que arrimar el hombro en una situación económica en la que estamos hablando de presupuestos para toda la ciudadanía». Con estas palabras, el concejal de Cultura, Euskera y Deportes, el peneuvista Iñaki Prusilla, solicitó ayer a los dos clubes profesionales de Vitoria que asuman los recortes en las ayudas municipales planteados en el proyecto de presupuesto para 2016. En definitiva, que después de años anteriores, sobre todo en el caso albiazul, donde las subvenciones han permitido reflotar las finanzas, ambas sociedades deportivas entiendan el contexto actual de las arcas públicas y acepten de buen grado la rebaja en las aportaciones.

Planteamiento definitivo

En cifras globales, el Alavés y el Baskonia han recibido este año 806.940 euros y pasarían a percibir 301.116 el próximo año. Es decir, una reducción de medio millón. El PNV entiende, en cualquier caso, que no debe calificarse como un tijeretazo a las ayudas. El equipo de Gobierno municipal plantea cumplir con las obligaciones pactadas con anterioridad, pero con un fraccionamiento de esas cantidades en tres años.

En definitiva, pagar en 2016 alrededor de 143.000 euros a la entidad albiazul y 157.000 a la baskonista y repetir las cifras en 2017 y 2018. El apoyo «seguirá existiendo», dice Prusilla, pero con una reducción drástica respecto a anteriores ejercicios si en los siguientes no se plantean cantidades complementarias. Algo que se antoja complicado dentro de un contexto restrictivo en los presupuestos del Consistorio vitoriano.

El planteamiento realizado ayer por Prusilla, que cuenta con el apoyo de su partido y del PSE, parece definitivo en un Ayuntamiento donde, pese a no contar con la mayoría absoluta, el PNV y los socialistas disponen de la posibilidad de aprobar las cuentas sin el voto favorable de los demás grupos. En el caso de los recortes al deporte profesional, en cualquier caso, sí mostraron ayer su aprobación EH Bildu y Sumando-Hemen Gaude, con diferentes matices.

En el primer caso, la concejala Iratxe López de Aberasturi subrayó que estas ayudas «no eran nuestra competencia, pero nos seguíamos empeñando una y otra vez en facilitar las cosas al deporte profesional cuando no teníamos los mismos miramientos». La edil sí matizó que, dentro de la rebaja, le gustaría «saber qué efecto va a tener en la Fundación 5+11», que los clubes dedican a realizar actividades con los más jóvenes. «Esta parte perjudica a los niños ¿Serán más caras las actividades y habrá familias que no puedan acceder a ellas?», se preguntó. Más contundente se mostró Juan Cerezuela, de Sumando, a la hora de rechazar el apoyo económico a Alavés y Baskonia. «Entendemos que en unos presupuestos que desgraciadamente son restrictivos si tienes una empresa dedicada al fútbol o al baloncesto que cargue sus trece o lo pague con las entradas. El dinero público tiene que ir al deporte base», resumió.

El PP sí defendió ayer las subvenciones a los clubes vitorianos y recordó al PNV que, en el caso del Alavés, se produjeron gracias a un acuerdo interinstitucional entre nacionalistas, socialistas y populares en 2011, cuando la entidad de Mendizorroza se encontraba en una situación económica muy complicada. «Si se quieren hacer cambios, lo mínimo es comunicarlo a los que lo firmaron, pero no ha sido así y tampoco ha sido así, que yo sepa, con el Alavés», explicó el concejal Alfredo Iturricha.

Diferentes posturas

Por el momento, Alavés y Baskonia no se han pronunciado de forma oficial sobre el fraccionamiento de las ayudas pactadas para el año 2016. No obstante, fuentes de ambos clubes consultadas por este periódico aseguraron ya la pasada semana, cuando EL CORREO desveló los recortes que se avecinan para el deporte profesional, que no se planteaban otro escenario que el suscrito en su día. Es decir, que el dinero íntegro acordado para ambos clubes en los convenios para el próximo año llegue a su debido tiempo. En este sentido, apuntaron estar «seguros de que se cumplirán los acuerdos firmados».

Resulta por tanto evidente que el Ayuntamiento y los clubes profesionales vitorianos parten desde diferentes posturas a la hora de encarar esta cuestión . También que ambas partes parecen destinadas a una negociación en las próximas semanas, dado que existen acuerdos rubricados de forma oficial.