El Correo

Los problemas que frenan los colegios en los nuevos barrios

Padres y niños ya protestaron en abril en la parcela donde está previsto el colegio.
Padres y niños ya protestaron en abril en la parcela donde está previsto el colegio. / IGOR AIZPURU
  • Representantes de la AMPA de Errekabarri (Salburua) se reunieron ayer con el alcalde para trasladarle su «preocupación» porel retraso en el inicio de las obras de construcción

El curso ha comenzado para la Delegación de Educación en Álava con la mochila cargada de proyectos que rematar o acometer en los próximos años en la capital alavesa. Desde hace un tiempo, el Gobierno vasco mira hacia el Este y el Oeste, a Salburua y Zabalgana, los barrios que concentran el mayor número de nacimientos de la ciudad. La cuestión es que varios de los proyectos con los que se pretenden cubrir las necesidades educativas de ambos distritos acumulan retrasos que han puesto a prueba la paciencia de familias y vecinos.

Es el caso de la asociación de madres y padres de los alumnos del CEIP Errekabarri. Representantes del AMPA del centro educativo se reunieron ayer con el alcalde para trasladar a Gorka Urtaran su «máxima preocupación» por la demora en el inicio de los trabajos de construcción del anhelado colegio de Educación Infantil y Primaria, que sería el segundo edificado en Salburua. En vísperas del encuentro, representantes de las familias ya apuntaron que el retraso se debe a que el Ayuntamiento de Vitoria «no ha transferido la parcela alGobierno vasco». Y así es. «Al parecer, el solar elegido para construir el nuevo colegio aún no es de propiedad municipal», explicó Igor López de Ondategui, presidente de la AMPA de Errekabarri, a EL CORREO.

La parcela, un terreno situado en la confluencia del Paseo de la Ilíada con Bulevard de Salburua, forma parte del expediente de redensificación de Salburua y Zabalgana. «El Ayuntamiento tiene que negociar y alcanzar un acuerdo con los dueños del solar para poder completar su cesión a Educación», detalló.

Aldaialde, un caso similar

Esa puesta a disposición del terreno es un trámite que es preciso formalizar. Sin él, el Gobierno vasco no puede avanzar con el proyecto de construcción del colegio. El Gabinete Urtaran, junto con responsables y técnicos del área de Urbanismo, explicaron a la AMPA que el Consistorio ha buscado una fórmula que permitiría «desbloquear» la situación. En principio, se firmará un convenio urbanístico con el Ejecutivo de Lakua. Ese documento certificará la reserva de uso del solar, en otras palabras, especificará que «la parcela se destinará a un centro educativo», explicó un portavoz municipal.

Mientras se resuelve el problema, unos 240 niños, de entre 2 y 5 años, reciben sus clases en el colegio Cándido Ruiz de Garibay, en Zaramaga. Un equipamiento que «se llenará» cuando entre la nueva remesa de alumnos en el curso 2016-2017, apunta el colectivo de padres. Éste ha convocado para el sábado un acto de protesta en el solar de Salburua donde irá el nuevo colegio.

El caso de la parcela de Errekabarri es similar al que afecta al terreno donde se hará Aldaialde, el que será el tercer colegio de infantil y primaria de Zabalgana. En febrero, el Ejecutivo de Lakua y el Ayuntamiento, gobernado por el PP, acordaron ubicarlo en un solar de 12.443 metros cuadrados entre las calles Océano Atlántico, Próspero Merimée y Hans Christian Andersen.

La Delegación de Educación ya solicitó que se le cediera el terreno, pero el Gobierno vasco sigue a la espera de que se materialice esa cesión para poder contratar la redacción del proyecto. El Ayuntamiento trabaja también en la resolución de este trámite. En este caso, el solar es de «uso mixto» –además de un equipamiento como el colegio podría albergar viviendas– y forma también parte del expediente de redensificación de Salburua y Zabalgana.