El Correo

¿Qué pasa con la basura en Salburua y Zabalgana?

  • Los vecinos de los nuevos barrios están hartos de que los residuos se amontonen en torno a los contenedores y a las bocas de recogida neumática y piden campañas de concienciación

Hace unos días, un vecino de uno de los nuevos barrios de Vitoria no pudo evitar la tentación de tuitear esto: Bienvenidos a Zabalgana.

Pero no es el único.

¿Qué pasa con la basura en los nuevos barrios? ¿Por qué las redes sociales se han llenado de fotos que muestran pilas de bolsas de desperdicios amontonadas en torno a los contenedores, de montañas de enseres junto a las bocas de la recogida neumática, de basura fuera de sitio por Salburua y Zabalgana? ¿No se recoge lo suficiente? ¿Hay vecinos incívicos? Los residentes denunciaron la semana pasada la conducta incívica de algunos de sus convecinos de ciertas comunidades que dejan la basura fuera de los buzones instalados para depositarla, pero de momento, «no ha servido para mucho», claman. Esta semana, las bolsas de basura vuelven a estar sobre la acera, fuera de los contenedores, en plena la vía pública, hecho que ha enervado de nuevo a algunos residentes de Zabalgana. Algunos han llegado más allá y, ante la propuesta del equipo de Gobierno de Gorka Urtaran (PNV) de subir el impuesto de basuras entre un 6 y un 10%, han puesto el grito en el cielo. «Nuestro barrio no está limpio, no tengo que pagar más para tener una buena limpieza», se queja una vecina. El Gobierno local, que estudia las incidencias, cree que se trata de un problema «focalizado, no generalizado» y que afecta a la conducta de los ciudadanos dado que, en esas zonas donde la basura espera en la calle, «los contenedores están a medio llenar», señalan.

Pero los problemas con la basura en los nuevos barrios es una evidencia. La asociación de Vecinos Zabalgana Batuz y la de Salburua Burdinbide lo saben y lo denuncian, y entre otras medidas ven «conveniente» hacer una nueva campaña de información sobre la recogida neumática. Los ciudadanos de Zabalgana recuerdan también que en abril el colectivo vecinal solicitó al Ayuntamiento iniciar esta campaña coincidiendo con la entrada de la nueva contrata de limpieza, pero ésta, de momento, «no ha llegado y la basura sigue en la calle».

Leila Martín, presidenta de Zabalgana Batuz, indica que en su barrio el problema se focaliza en «zonas concretas y que se vienen dando desde hace tiempo». Martín cree que son varios los trastornos que se dan en el barrio en relación con la basura. En la recogida selectiva acusa una «falta de contenedores que se saturan y no dan abasto», una opinión que no comparte el Gobierno municipal que argumenta que «en los contenedores hay espacio, están a medio llenar», dicen fuentes oficiales. En el capítulo de la recogida neumática, Martín alerta de «fallos, averías y buzones que se atascan y no funcionan durante días en zonas donde no hay otras alternativas», a los que suma «la falta de concienciación o desconocimiento del sistema» por parte de algunos vecinos, punto en el que todos coinciden.

«Es un problema focalizado»

El equipo de Gobierno municipal, por su parte, asegura tener «constancia de que en algunas zonas de los nuevos barrios ha aumentado el número de bolsas» depositadas junto a los contenedores, y fuentes de Medio Ambiente aseguran que «es un problema focalizado y no generalizado». Sin embargo, defienden que no es un problema de falta de espacio en los contenedores ya que los técnicos del Ayuntamiento han visitado estos puntos y les han transmitido que «los contenedores están a medio llenar». El Gabinete Urtaran agrega que «se está trabajando para solucionar» la molesta proliferación de bolsas y, entre otras, no descartan una campaña de concienciación, aunque nadie puede garantizar que tal acción sirvia para solucionar los problemas o reconducir a los vecinos incívicos.

Leila Martín, por ello, aporta una batería de sugerencias para solucionar las deficiencias en Zabalgana. Entre ellas, anima a localizar los «puntos problemáticos» y dotarlos de «más contenedores o una mayor frecuencia de vaciado» de basura, tener una «reacción más rápida ante las averías» de la recogida neumática y «quizá llevar algún tipo de concienciación o reeducación para que se haga buen uso en los buzones», agrega.

«Debemos ser más cívicos»

En el lado oriental de Vitoria, la cabeza visible de la asociación Salburua Burdinbide, Ioseba Martínez de Guereñu, coincide en que el de las basuras «no es un problema generalizado», aunque reconoce que «donde más pasa, y del que nos llegan quejas constantemente, es en Arkaiate, en un bloque que se ha entregado en julio, en el Paseo de la Ilíada, y que es de Alokabide» (el organismo del Gobierno vasco que gestiona los pisos de alquiler social). El mayor problema, es que «la gente no mete las bolsas en su respectivo buzón», informa.

Este responsable vecinal cree conveniente realizar «algún tipo de charla pedagógica que enseñe a los vecinos a utilizar el buzón, ya que es posible que no lo sepan utilizar, no lo hayan utilizado nunca o que sea una cuestión de dejadez», expone. Por ello, estima conveniente que el fabricante del sistema de recogida neumática y el responsable del mantenimiento tomen parte en las charlas educativas. «Donde hay basura en la calle, la gente echa más basura y se genera un problema mayor», asegura. Por lo que insiste en que «hay que conseguir que nadie deje la basura en la calle».

Martínez de Guereñu exime de culpa al Ayuntamiento ya que «cada vez que hemos llamado porque había un incremento masivo de basura, en menos de horas estaba resuelto el tema, pero no deberíamos ser los vecinos los que llamemos, no somos policías, ni siquiera el Ayuntamiento debería estar pendiente de eso», y deja la responsabilidad en manos de los vecinos. «Debemos ser más cívicos», insiste.