El Correo

Bildu pide solucionar "urgentemente" las deficiencias de El Prado

Charcos, barro y baches, son habituales compañeros de carrera de muchos corredores vitorianos que entrenan en El Prado.
Charcos, barro y baches, son habituales compañeros de carrera de muchos corredores vitorianos que entrenan en El Prado. / Rafa Gutiérrez
  • La coalición llevará el próximo lunes a la Comisión de Urbanismo el arreglo del firme por el que corren a diario cientos de vitorianos y reclama para la zona aparcabicis, bancos y papeleras

EH Bildu ha recogido las quejas de los muchos usuarios del parque de El Prado que lamentan el estado del suelo por donde cientos de alaveses corren a diario. Para la coalición, es "urgente" reparar esta transitada pista ya que hay un "alto riesgo" de lesiones, debido "al mal estado del raso, que puede provocar caídas" entre los muchos usuarios de este céntrico parque.

La coalición soberanista llevará a la comisión de Urbanismo esta cuestión y también las deficiencias de la zona contigua a la zona infantil y que ha motivado que los ciudadanos hayan tenido que reclamar "cuestiones tan básicas como aparca bicis, bancos o papeleras", indica Iratxe López de Aberasturi en un comunicado.

El objetivo que la coalición persigue es que El Prado sea "idóneo para el deporte y también para el ocio", y que se transforme en un parque "adaptado a las necesidades de los cientos de personas que allí entrenan diariamente".

"Lleno de agujeros y charcos"

Hace tres semanas, este periódico recogía las quejas de los corredores que advertían de el firme que rodea el parque "está lleno de agujeros y se encharca cuando llueve", por lo que urgían alisarlo y "renovar el drenaje". Cada vez que llueve o se ponen en funcionamiento los aspersores de riego, "se llena todo de charcos y las zapatillas se te ensucian de barro, es incómodo", recordaban entonces los corredores Ainhoa Guinea e Íñigo González de San Román durante uno de sus habituales entrenamientos. Estos chavales de 15 años constataban su hipótesis "in situ" al trotar sobre una anegada pista, fruto de una tormenta de la semana anterior.

En realidad, "no se trata de un tramo en concreto del trazado. Pero cada vez que llueve o riegan, la recta de aquí –la paralela a Portal de Castilla– se queda completamente encharcada", confirmaba el triatleta Marc Hurtado desde la aledaña tienda Running Fiz. "Si riegan, los charcos permanecen unas 3 ó 4 horas; si ha llovido, fácilmente se puede quedar en ese estado dos o tres días, todo inundado", exponía tras el mostrador del comercio.

En la otra parte, "la recta paralela a La Senda está llena de baches; hay uno, de unos seis centímetros, en el que prácticamente cabe el pie entero. Además, está en el centro del camino, un sitio por donde pasa un montón de gente como muchos equipos que, por ejemplo, se ejercitan en la pretemporada. Y sí, tratándose de uno de los puntos más concurridos por los deportistas, realmente es peligroso", valoraba Hurtado.

Posibles lesiones

"¿Lesiones? Siempre hay torceduras de tobillo a causa del firme. Por ejemplo, cuando está encharcado te tienes que salir a la hierba, que está llena de baches donde te puedes doblar el tobillo. Si metes el pie en un agujero grande, lo más fácil es que te lo tuerzas", explica. Lleva tres años en Vitoria "y desde que llegué conozco la pista en este mal estado. Sí se hacen reparaciones, pero son parches", por lo que urge "un buen mantenimiento". En concreto, "renovar el drenaje para que el agua filtre mejor. Creo que ahí está el fallo. Una vez hecho el drenaje y arreglado el firme, el problema se solucionaría".

En la actualidad, "suelen poner tierra y la aplanan, pero si no se drena bien, vuelve a estar igual". En cuanto al material del piso, "la tierra es perfecta", reconoce. A la sombra de los árboles y situado en uno de los pulmones de la capital, El Prado atrae a numerosos aficionados al 'jogging' o 'running'. Y en efecto, la pista "requiere una revisión", conviene Markel, preparador físico. "Está bien para venir con niños, pero deberían reparar esos puntos negros", agrega Leire, monitora de un grupo infantil.

"Nosotros solemos dar toda la vuelta al parque y después seguimos por el paseo de La Senda", comparte un grupo mixto de jóvenes atletas y estudiantes. Mientras que en El Prado "hay que ir esquivando hoyos o charcos", cuando pasan a la acera "se puede correr tranquilamente". Así que sugieren que "al menos solucionen el problema de los baches y del agua para que la gente pueda correr por toda la pista de tierra", sin esa permanente preocupación de que uno va a tropezarse en cualquier momento. "Es una pena que el camino esté en este mal estado porque el entorno es perfecto para correr, con aire fresco y sombra. Además, es bastante céntrico. Si no tuviéramos este lugar, tendríamos que alejarnos a otro parque y coger el coche".