El Correo

El centro de fotografía de Schommer en Vitoria que nunca llegó

fotogalería

Alberto Schommer y Alfonso Alonso, entonces alcalde de Vitoria, en 2002. / BLANCA CASTILLO

  • Pese a fijar su residencia en Madrid, Alberto Schommer mostró siempre su cariño a la ciudad que le vio nacer. Dos veces se intentó guardar aquí su catálogo, pero ninguna cuajó

El interés de Vitoria por custodiar la ingente y valiosa obra de uno de sus hijos más reconocidos, Alberto Schommer, y el del propio fotógrafo por regresar de algún modo a su tierra, se buscaron... pero no se terminaron de encontrar. El proyecto para crear un centro internacional de fotografía que albergara el legado del artista alavés comenzó a fraguarse en 2001 y, tras un paréntesis, fue retomado con fuerza por el exalcalde Alfonso Alonso en 2003. El regidor del PP pensó en ubicar el complejo en una "quinta torre", que se levantaría en el solar que ocupa el gaztetxe. "Tuvimos muchas conversaciones con él. Pero, al final, no se pudo concretar pese a que él estaba muy ilusionado con el proyecto", recordó ayer el actual ministro de Sanidad.

El sucesor de Alonso al frente de la alcaldía de Vitoria, el socialista Patxi Lazcoz, recuperó la iniciativa, pero pensó en ubicarla en el palacio Zulueta. Lo anunció en junio de 2010 y en noviembre de aquel año, el propio Schommer y el afamado arquitecto Rafael Moneo –amigo personal del fotógrafo vitoriano– se trasladaron hasta la capital alavesa para visitar el edificio con el propósito de analizar su estado y diseñar un plan de reforma. Finalmente, el palacete situado en el paseo de La Senda acabó convirtiéndose en la sede de la Green Capital durante el año 2012 y el proyecto del centro Schommer quedó aparcado "sine die".

Con todo, Schommer ha tenido un nutrido historial de reconocimientos en su ciudad natal. Tiene una calle, como muchos otros artistas, pero también algo más singular: un imponente haya en el parque de la Florida está dedicado a su figura, un árbol que el eligió porque de crío se cruzaba en su camino hacia el colegio y del que siempre admiró su porte. "Nunca pensé que aquel árbol que miraba al pasar entraría en mi vida", dijo cuando se instaló la placa junto al haya, en la Navidad de 2002. Schommer también tuvo un estrecho vínculo con la Catedral de Santa María, que fotografió para un libro editado por la Fundación. Y tiene la Medalla de Oro de Álava.

Ayer, Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria, ciudad natal de Alberto Schommer, aseguró que la capital alavesa estará "permanentemente agradecida" a este gran fotógrafo. El alcalde de Vitoria, ciudad que le vio nacer en 1928, expresó en un comunicado su pesar y el del Ayuntamiento por el fallecimiento de "uno de los grandes nombres de la fotografía contemporánea, que ha demostrado un compromiso permanente con el arte". "Su aportación personal a la historia de la fotografía y el vínculo que nunca rompió con sus orígenes son motivos más que suficientes para que Vitoria le esté permanentemente agradecida", señaló Urtaran.