El Correo

Cuatro de los seis grupos municipales piden el fin de la carrera de burros de Vitoria

Un pollino atraviesa la plaza de la Virgen Blanca, durante la carrera de 2013
Un pollino atraviesa la plaza de la Virgen Blanca, durante la carrera de 2013 / Iosu Onandia
  • El sábado, los Blusas y Neskas podrían celebrar la última carrera de burros, un divertimento que se inició en la década de sesenta del siglo pasado

EH Bildu, PSE, Sumando-Hemen Gaude e Irabazi han pedido, por separado, este martes que no se celebre más la tradicional carrera de burros que organizan los Blusas y Neskas el día de Santiago, en Vitoria. Tanto la coalición independentista como la marca de Podemos en la capital alavesa y el concejal por Equo y Ezker Anitza se han adherido al manifiesto leído esta mañana en el Ayuntamiento por los movimientos animalistas de la ciudad. Además, estos colectivos han organizado para el sábado una concentración de protesta por este festejo, igual que el próximo 5 de agosto para mostrar su desacuerdo con la celebración de la feria taurina.

Por su parte, los socialistas han hecho pública una nota en la que piden que "este sea el último año que se celebre la carrera" y que "se empiece ya a buscar alternativas para el próximo 25 de julio". Así las cosas, la del sábado parece tener muchas posibilidades de ser la última carrera de burros de Vitoria, una prueba que se remonta a la década de los sesenta del siglo pasado. "Con esta propuesta, el PSE-EE quiere respetar el calendario festivo diseñado y anunciado por la Comisión de Blusas y Neskas, al mismo tiempo que le damos tiempo para estudiar otras formulas de cara a próximos años", ha concluido.

Reunión en septiembre

La semana pasada, el alcalde, Gorka Urtaran, ya anunció que en septiembre habrá una reunión monográfica del Consejo Municipal de Convivencia, Defensa y Protección de los Animales para estudiar alternativas a la carrera, pero que este año se celebraría sin modificaciones. Esta reunión, que además de los grupos ecologistas y animalistas contará con la presencia de los organizadores de la carrera, servirá para buscar soluciones de cara al próximo año y a través de un órgano participativo a la polémica que se suscita en torno a este evento. La medida se adoptó después de que el colectivo ATEA, hiciera llegar al Consistorio 11.000 firmas en contra del divertimento.

Esta mañana, diversos grupos animalistas han vuelto a insistir en el acto realizado en el Ayuntamiento y han recordado que "los animales obligados a participar en estos y otros eventos similares no comprenden el entorno ni qué se espera de ellos, por lo que padecen niveles severos de angustia y estrés”.

Lógicamente, la petición de acabar con la carrera de burrros es extensiva a los festejos taurinos que se celebran en la ciudad.