El Correo

Vitoria se derrite a 37 grados, su máxima anual

Globos de agua para combatir el calor.
Globos de agua para combatir el calor. / Igor Aizpuru
  • La ola de calor, que seguirá al menos hasta el miércoles de la próxima semana, deja en la capital alavesa un nuevo récord anual, aunque para este martes se prevé un descenso de las temperaturas de entre 6 y 10 grados

Los pronósticos se han cumplido y la ola de calor prevista para esta semana ha dejado las temperaturas extremas que se esperaban. Euskalmet alertaba este domingo de que Vitoria alcanzaría el lunes los 37 grados y así ha sido. En concreto lledó a los 37,2 grados que suponen un nuevo máximo anual, tras los 35,7 alcanzados la semana pasada. Sin embargo, la máxima provincial correspondió a los 39,2 grados registrados por los termómetros de Aemet en el aeropuerto de Foronda.

El resto del territorio registró también temperaturas muy altas. En Espejo se llegó a 38,6 grados, Abetxuko alcanzó los 38,3º, Zambrana, 37,2º, Salvatierra 36,3º, Treviño, 35,7 y Alegría, 35,4, entre las más elevadas.

La presente ola de calor, la segunda que afecta este verano al territorio se mantendrá, según las previsiones toda esta semana y, previsiblemente hasta el miércoles de la próxima semana, aunque en este periodo, se producirán subidas y bajadas de temperaturas que servirán de "alivio", según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que, de momento "no se ve cuándo terminará".

Según ha explicado la portavoz de la AEMET, Ana Casals, para este martes se prevén descensos de temperaturas en el norte y noroeste peninsular. En concreto descenderán entre 6 y 10 grados centígrados en Álava.

Respecto al miércoles, la portavoz ha indicado que bajará "mucho" la temperatura en el cuadrante noreste. Ese día, un frente rozará el norte del país y dejará precipitaciones en las provincias cantábricas.

Temperaturas más altas de lo normal

Un día después, el jueves, Casals espera que los termómetros subirán en el norte del país. El viernes, por su parte, los termómetros repuntarán de nuevo en el litoral cantábrico y el valle del Ebro. En cuanto al fin de semana, ha añadido que el sábado volverán a caer en el norte, valle del Ebro.

En definitiva, ha explicado que realmente, la ola de calor sigue su curso porque pese a los descensos seguirán siendo más altas de lo normal. Ha comentado que aunque bajen 8 grados en Álava y se pase a tener 30 grados centígrados, los valores seguirán siendo más altos de lo normal. "Son temperaturas muy altas", ha valorado.

Tras el fin de semana, ha indicado que el lunes 13 de julio los termómetros subirán en la mitad norte, mientras que el martes "parece que quiere bajar entre 1 y 3 grados centígrados en algunas zonas del norte peninsular y el miércoles "en todas partes, pero no suficiente".

"El miércoles de la próxima semana parece que se alivia un poco, aunque no mucho, en todas las zonas, aunque los valores seguirán estando altos, de 36ºC en el norte; unos 38ºC en el Ebro", ha apuntado Casals, que opina que eso es un "alivio relativo".

En definitiva, ha advertido de que "no se ve por ahora cuándo terminará la ola de calor" ya que se tendrían que tener temperaturas inferiores a los umbrales del aviso de nivel naranja (riesgo importante), que va de entre 36 y 40 grados centígrados según las zonas.

Finalmente, respecto al resto de Europa, la portavoz de la AEMET ha indicado que siguen con avisos de riesgo extremo (rojo) en países como Suiza, Polonia, Chequia, Eslovaquia, Austria, Hungría y Rumanía así como los países de los Balcanes. El resto de los países también quedan bajo la influencia de la ola de calor, como Francia, que tiene avisos de altas temperaturas en la franja sureste; en Italia, todo el país menos el sur y Alemania. La única zona que no está en alerta son Grecia y Macedonia.