El Correo

La pelusa del chopo invade Vitoria

Una joven, se cubre la cara, ante la presencia de pelusas en Vitoria.
Una joven, se cubre la cara, ante la presencia de pelusas en Vitoria. / Igor Aizpuru.
  • Los jardines de Vitoria se tiñen de blanco por la molesta pelusilla de los chopos mientras el polen se sitúa en máximos anuales y desata las enfermedades alérgicas

La pelusa de los chopos vuelve a invadir Vitoria y avisa de que el polen se acerca a sus máximos anuales. Algunos jardines comienzan a teñirse de blanco mientras por el aire pululan las molestas pelusas que con el comienzo del calor, paradójicamente, recuerdan a los copos de nieve. La pelusa de estos árboles, en realidad, no es polen sino las semillas de los chopos, que se recubren de esta pelusilla blanca para ser transportadas por el viento a la mayor distancia posible. A pesar de ello, la aparición de las pelusas y el aumento de los niveles de polen en el ambiente suelen coincidir todos los años hacia finales de mayo y principios de junio, cuando las temperaturas se hacen más cálidas.

Por ellos, cuando aparecen estos algodones blancos, los alérgicos se echan a temblar. Para esta semana, en Vitoria se espera uno de los picos más altos de polen de este año, según los datos de Euskalmet, con tasas de 4.000 granos por metro cúbico. Ello obliga a los alérgicos a tomar las habituales precauciones para evitar el contacto con el polen y reducir así los síntomas más comunes: picor ocular y lagrimeo, irritación nasal y estornudos, obstrucción nasal y en los casos más graves esta sintomatología se acompaña de asma bronquial que se manifiesta con tos, dificultad para respirar y ruidos respiratorios. Por ello, es posible ver por las calles de Vitoria algunos afectados por estos síntomas, aunque los que más llaman la atención son los que optan por utilizar mascarillas en los momentos en los que se encuentran al aire libre.

Mientras algunas especies vegetales ya han explotado en su emisión del polen, otras están en puertas de hacerlo. Está en máximo anual el polen del roble y la encina, en situación alta. Cerca de su máximo en Vitoria está el polen del tejo, del ciprés y de los pinos, aunque en situación media con tendencia a bajar. Por su parte, el polen de las gramíneas, uno de los que mayor alergias genera se encuentra en nivel medio con tendencia a mantenerse. Su pico más alto se espera en las próximas semanas, coincidiendo con las mismas fechas que los años anteriores. En nivel bajo, según las mediciones, está el polen del abedul y el de la ortiga-parietaria.

"Cada vez más alergias"

La directora del Departamento de Alergología de la Clínica Universitaria de Navarra, Marta Ferrer, ha explicado a EL CORREO que "las enfermedades alérgicas están en aumento, únicamente en los países desarrollados, con el modo de vida occidental. Hay muchos estudios que investigan la razón de este aumento. La teoría que cobra más fuerza se denomina la hipótesis de la higiene, que postula que la excesiva protección en la infancia al contacto con infecciones, y el vivir en ambientes urbanos, hace que el sistema inmune crezca inclinado a reconocer sustancias que no son nocivas como extrañas (polen, epitelio de animales, alimentos, etc). Esto plantea un dilema sobre la prevención", indica.

Ferrer argumenta que "la contaminación influye en la alergia respiratoria a pólenes ya que estos se vehiculizan en las partículas de diésel y se convierten en más nocivos para el aparato respiratorio. Ahí se produce un efecto paradójico y es que la alergia al polen es más grave en núcleos urbanos que en zonas rurales agrícolas donde existe una exposición mucho mayor".

Altamente inflamables

Las inofensivas pelusas del chopo son más abundantes en los barrios del Sur y del Norte de la ciudad, sobre todo en la zona industrial donde se concentra la mayor parte del millar de árboles de esta especie que hay plantados en la capital alavesa.

El potencial peligro de estas pelusas, es que son altamente inflamables. Arden con gran facilidad y el fuego se propaga a gran velocidad, motivo por el que los bomberos atienden en esta época del año numerosos incendios. El pasado viernes los bomberos de Vitoria se desplazaron hasta Baños de Ebro para apagar la pelusa de chopos que estaba ardiendo en la cuneta de la carretera que va a Elciego. Se quemaron unos 100 metros cuadrados de matorral, aunque cuando llegaron al lugar el fuego está prácticamente apagado, por lo que se encargaron de remojar el contorno y la zona quemada.