El Correo

El líder de Podemos Vitoria: Una figura poliédrica

Fernando Iglesias ha asumido la secretaría general de Podemos en Vitoria
Fernando Iglesias ha asumido la secretaría general de Podemos en Vitoria / Blanca Castillo
  • Sociólogo, artista, gestor cultural, deportista... Fernando Iglesias, el nuevo secretario general de Podemos en Vitoria, es un hombre polifacético

Por esas casualidades que de vez en cuando depara la vida, otro apellido Iglesias se ha convertido en secretario general de Podemos. En este caso, el elegido no se llama Pablo, sino Fernando. Y su campo de acción se ciñe por ahora a Vitoria, municipio donde empezó a liderar el partido de los círculos con el arranque del nuevo año. Fue el 2 de enero cuando su imagen e identidad acapararon los titulares y se difundieron a través de las redes sociales, que han puesto cara y ojos -pero no coleta- a quien a sus 44 años está llamado a agitar la vida política municipal.

Esta nueva figura de la izquierda local es todo un interrogante para buena parte de la ciudadanía. Eso sí, su nombre es conocido en diversos círculos artísticos, deportivos y asociativos de la ciudad a la que llegó cuando tenía 11 años. Fernando Iglesias García nació en Valladolid en junio de 1970. Parte de su infancia transcurrió en Ponferrada y Oviedo. Desde Asturias, su familia se trasladó a Álava, donde se formó y creció... hasta alcanzar los 183 centímetros desde los que hoy contempla el mundo. Una altura que desde joven le ha permitido practicar uno de sus deportes favoritos: el baloncesto. Desde 1993 ha defendido como alero la camiseta del C.B. Independiente, toda una institución en Álava. Su trayectoria, no obstante, arrancó en 1982 con los infantiles y juveniles de Marianistas. De igual modo, ha militado en el C.B. Gasteiz y en el club Nuevo Saxo, en la categoría senior provincial.

El deporte de la canasta no es el único que pone en práctica. El nuevo líder municipal de Podemos es un amante confeso del surf y le apasiona el "skate", afición que comparte con los miembros de la comunidad local de "Longboard", donde se le conoce como "un "rider" de la vieja escuela". Junto a ellos montó en 2011 un festival en el que los participantes pudieron exhibir esta forma de patinar, con la que se avanza realizando giros a izquierda y derecha, de una forma similar a como lo hacen los practicantes de "snowboard" en las pistas de esquí.

Iglesias sigue fiel a esos "hobbies" de juventud. Y a sus amigos de toda la vida para quienes siempre está disponible y con los que intenta mantener un contacto permanente. Muchos le llamaron cuando se hizo público que de los 339 simpatizantes de Podemos que participaron en la votación para designar al secretario general de Vitoria, 164 se decantaron por él. "Recibí muchas felicitaciones por la elección, pero alguno me dio el "pésame"", confesó a EL CORREO mientras cuidaba a sus dos hijos de diez y siete años. "Los niños están flipando con todo este lío", bromeó.

Murales y pancartas

Quizá alguno "herede" su vena artística. Una faceta que potenció durante los cinco años que estudió dibujo y pintura en la Escuela de Artes y Oficios. En muchas de sus creaciones, mira al surf, el "skateboard", los grafitis y la cultura urbana. Así, ha dejado su huella en uno de los murales de "La ciudad pintada". En concreto, en "Eskuz esku", en la Herrería, donde fue asistente de Estíbaliz Vera. Además, Iglesias ha sido miembro de la Asamblea Amárica, colectivo de artistas y agentes culturales que gestionó las salas de exposiciones de la Diputación (Amárica, el Archivo del Territorio Histórico y la Casa de Cultura Ignacio Aldecoa). Y ha formado parte del proyecto "Inmersiones" junto a Iñaki Larrimbe o Nerea Lekuona.

Su currículo dibuja una biografía en la que destacan sus estudios universitarios. Es licenciado en Ciencias Políticas y Sociales por la UPV y máster en Comunicación Organizacional y Marketing. Ésta es su "primera incursión" en política -hasta las europeas de mayo llevaba "diez o quince años" sin votar-, aunque estuvo en contacto con el movimiento 15M -que fue un revulsivo para él- y para quienes pintó algunas pancartas.

En cuanto a su experiencia profesional, casi toda se ha desarrollado para las administraciones públicas. Ha trabajado como consultor y jefe de proyecto del área de servicios integrales de atención al ciudadano del Ayuntamiento; y como jefe de proyecto de estudios sociológicos para el observatorio de empleo de Lanbide y el departamento de calidad de Egailan. Y también como director del programa cultural de la Federación de Asociaciones Gauekoak. A partir de ahora, tendrá que aplicar todas sus dotes de surfero para poder manejarse en la cresta de la ola.

Temas