ATEA denuncia al Ayuntamiento por la presencia de animales salvajes en el Mercado Medieval

Aves rapaces en el mercado medieval. /
Aves rapaces en el mercado medieval.

La asociación animalista recuerda que la misma normativa que prohíbe los circos en Vitoria impide la exhibición de aninales silvestres en otros eventos públicos

La asociación animalista ATEA ha denunciado "ayer mismo" ante el Ayuntamiento de Vitoria la presencia de numerosos animales silvestres durante la celebración del Mercado Medieval, que tuvo lugar el último fin de semana de septiembre organizado por el Consistorio vitoriano. "Ante nuestra sorpresa", señala el colectivo, "un grupo de aves rapaces fue exhibido en la plaza del Machete, y al menos una serpiente pitón pudo verse en diferentes puntos del recinto a lo largo de los tres días que duró el evento".

ATEA recuerda que a principios de año entró en vigor la Ordenanza Reguladora de Protección y Tenencia de Animales, que en su Artículo 8.1.t establece la prohibición de Utilizar animales domesticados y animales salvajes en cautividad en circos y espectáculos. Dicho texto, agregan, "constituye un referente en no pocos aspectos de la protección animal. Uno de ellos consiste precisamente en proscribir la presencia de animales silvestres (alvajes) en espectáculos. Siendo así, no comprendemos cómo el Ayuntamiento gasteiztarra ha permitido el uso de los mismos en el evento, cuando parece claro que es algo que incumple de manera inequívoca dicha normativa", señala ATEA.

ATEA recuerda asimiso que la presencia de animales en el popular Mercado Medieval ya fue denunciada por la asociación hace varios años, momento desde el que disminuyó su número y se mejoraron sus condiciones. "Pero seguimos pensando que los animales no pintan nada en este escenario, pues si nos adscribiéramos a un guión histórico riguroso debería permitirse también la esclavitud infantil, los castigos públicos, el derecho de pernada o las evacuaciones escatológicas por doquier, además de muchas otras costumbres por fortuna ya superadas", apunta el colectivo que lidera Kepa Tamames. "En dicho sentido, hemos de pensar que los animales sufren en tales entornos un agobio y un estrés innecesarios, que por supuesto no querríamos para nosotros mismos".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos