El Correo

Vitoria recupera en dos años 14 millones de euros defraudados a la Hacienda local

Varios ciudadanos hacen gestiones en las oficinas de la Hacienda municipal, en la calle Dato
Varios ciudadanos hacen gestiones en las oficinas de la Hacienda municipal, en la calle Dato / jesús andrade
  • La cantidad equivale a la «construcción de un centro cívico o al pago de la amortización de préstamos por un año», destaca Manu Uriarte

La persecución al defraudador volvió a dar frutos en 2013. La Hacienda local recuperó el último ejercicio un total de 5.644.691,14 euros procedentes de contribuyentes -particulares y empresas- que se habían saltado sus obligaciones tributarias y que cayeron en la red tejida por el Ayuntamiento de Vitoria. La lucha emprendida por el Gabinete Maroto en esta materia supuso que en el último año aumentara el fraude aflorado un 36,62% más de lo inicialmente previsto. «Si sumamos a este dinero lo que ya recuperamos en 2012 -un total de 8.415.014,14 euros-, vemos que se han podido rescatar para las arcas municipales 14 millones de euros. Esa cantidad equivale a lo que costaría la construcción de un nuevo centro cívico. Y es prácticamente lo que abonamos en un año por la cuota de amortización de los préstamos que tenemos vivos», resaltó ayer el concejal de Hacienda, Manu Uriarte.

El 'rescate' de esos 14 millones se encuadra dentro de las acciones previstas en el llamado Plan de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal, que arrancó en 2012 y se prolongará hasta 2015. Se trata de una serie de acciones -un total de 119- dirigidas a estrechar el control del pago de tasas e impuestos y a mejorar la prevención, facilitando la información al contribuyente para que éste cumpla con sus obligaciones fiscales. Gran parte de los avances registrados a lo largo de 2013 se deben al desarrollo y puesta en marcha de aplicaciones informáticas. Y es que las nuevas tecnologías constituyen «una parte muy importante de este plan», apostilló el responsable de la Hacienda local.

Cruce de datos

Las mejoras en ese terreno han permitido cruzar datos con la Diputación alavesa, de modo que ahora resulta más fácil detectar a quien tenga cualquier tipo de 'olvido' a la hora de hacer frente a sus obligaciones con el fisco. Y si, por ejemplo, resulta que la institución foral va a devolver dinero a un moroso por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el sistema lanza de inmediato un 'aviso' para retenerle el dinero que adeuda al Ayuntamiento. Esta vía de colaboración permitió recuperar el año pasado 785.126,81 euros.

Las transmisiones de terrenos no declaradas, los ajustes en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), el tributo sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) o las revisiones del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) concentran buena parte de la cantidad recuperada.

Desde el PNV, Borja Belandia calificó como «satisfactoria» la cantidad recaudada. No obstante, pidió más información y destacó que el PP «no ha hecho en este caso ninguna descripción del perfil de los defraudadores, algo que contrasta con lo que ocurre con el fraude en las ayudas sociales. Es una comparación que resulta hiriente», apostilló. A esta crítica se sumaron PSE y EH Bildu.

Los socialistas, además, reclamaron la «necesidad de dotar de más personal al Servicio de Inspección de Tributos, integrado ahora por cinco personas», destacó Marian Gutiérrez. EH Bildu, por su parte, tildó los datos como «propaganda» y exigió al PP que se afane en «recuperar los 36 millones de euros que el Ayuntamiento tiene pendientes de cobro», destacó su portavoz en Hacienda, Antxon Belakortu.