elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 4 / 10 || Mañana 1 / 5 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«El premio es muy positivo porque aún hay mucho prejuicio con el feminismo»

ALAVESA DEL MES

«El premio es muy positivo porque aún hay mucho prejuicio con el feminismo»

Begoña Muruaga, Alavesa de octubre por fundar el Fórum María de Maeztu, lamenta el «retroceso» en la igualdad «con la excusa de la crisis»

23.11.13 - 19:35 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Begoña Muruaga posa junto al premio de EL CORREO. :: iosu onandia

Emakunde, la Asamblea de Mujeres de Álava, el centro de documentación Sibilla Aleramo y especialmente el Fórum Feminista María de Maeztu que acaba de cumplir su 25 aniversario integran, entre otras instituciones y plataformas, el completo bagaje profesional de Begoña Muruaga en el campo de la igualdad. Filóloga vasca y colaboradora habitual en los medios, esta traductora nacida en Bermeo pero afincada en Vitoria desde hace años ha sido distinguida como Alavesa de octubre por EL CORREO, que ha querido premiar su esfuerzo por equiparar derechos entre hombres y mujeres en el territorio. Actualmente técnica en la Casa de Cultura Ignacio Aldecoa, la exdirectora de Promoción del Euskera del Gobierno vasco analiza la ley del aborto, las apariciones Femen o el aumento de la violencia de género.

–¿Cómo valora este premio tras su larga carrera en el campo de la igualdad?

–Con muchísima satisfacción. Desde luego no corren buenos tiempos para la igualdad, por lo menos, si hay un reconocimiento a esa lucha, desde el Fórum nos sentimos agradecidísimas. Es muy positivo.

–¿Cuál es el balance de esos 25 años que ha cumplido el Fórum?

–Hay más sombras que luces. Mientras que en los años 80 y 90 parecía que íbamos avanzando en la opinión de la calle con respecto al feminismo, ahora los medios de comunicación y la sociedad en general muestran muchos prejuicios con el feminismo. Algunos medios desautorizan al feminismo o sencillamente predisponen a la gente bastante en contra de esos ideales.

–¿Encierran mensajes machistas las películas, videojuegos o revistas más de moda?

–Cuando empecé en la Asamblea de Mujeres de Álava había pocas revistas femeninas y pensábamos que a medida que íbamos avanzando esas publicaciones desaparecerían. Nada más lejos de la realidad. Hoy, me parece impresionante la magnitud del mercado de revistas femeninas. Lo único que hacen es reforzar los aspectos del físico, en lugar de centrarse en la preparación profesional, un proyecto de vida, tener pareja o hijos o no, la independencia económica y la iniciativa propia de las chicas. Tampoco otros medios contribuyen. En general, la televisión es mucho más machista que antes.

«Peligros» en Internet

–Cada vez es más alarmante la evolución de los casos de violencia de género. ¿Se necesita un cambio de rumbo en las medidas que se están tomando?

–Hace tiempo sostuve la tesis de que la violencia hacia las mujeres iba a ir en aumento. Y los datos que acaba de publicar el Gobierno vasco lo ratifican, y no me sorprende. Ahora que hemos entrado en esta era de redes sociales y videojuegos, a mucha gente esos avances tecnológicos le dan confianza y no creen que haya peligros, pero desde mi punto de vista este mundo ha abierto posibilidades enormes de ejercer violencia y sobre todo hacia las chicas más jóvenes.

–¿Se debería sensibilizar más sobre esta lacra ya desde las aulas?

–Hay que profundizar más en materias como la educación a la ciudadanía. A las chicas de mi generación las monjas nos prevenían contra los hombres, algo estúpido, porque prevenir contra la violencia se realiza dentro de unas determinadas relaciones de poder en la pareja. Existe la sensación de que las jóvenes no están percibiendo cuándo están con chicos violentos, no son conscientes del riesgo que corren. Las jóvenes se sienten más tranquilas y creen que viven en una sociedad igualitaria.

–La reforma de la ley del aborto ha movilizado a sectores sociales como el del feminismo. ¿Cuáles serán sus consecuencias?

–Volvemos a las citadas sombras. En el campo del aborto habíamos avanzado muy lentamente, primero con la ley de indicaciones y luego con la de plazos, y ahora hay un retroceso que nos colocaría a la cola de Europa. Supondría retroceder hasta el posfranquismo más cruel. Es un atraso impresionante en los derechos de las mujeres.

Polémicas protestas

–Femen ha protagonizado en las últimas semanas manifestaciones muy polémicas en España a propósito de la ley de la interrupción del embarazo. ¿Se ha abierto un debate dentro del propio feminismo?

–Personalmente, cualquier movilización a favor del aborto me parece positiva, porque la Iglesia esta haciendo cualquier cosa para que el aborto cambie. Hay un debate en movimiento, hay gente que dice que es una forma más de luchar por la igualdad mientras otras piensan que recurrir a enseñar los pechos es un poco triste. Sin embargo, mis compañeras del Fórum me han hecho reflexionar.

–¿Por dónde habría que empezar a cambiar el sistema para alcanzar la igualdad que reivindican?

–Todo tiene que cambiar. Para empezar, las instituciones tienen que cumplir las leyes. Hemos conseguido leyes, pero con la excusa de la crisis no se aplican. Leyes contra la violencia de género, de igualdad, de corresponsabilidad, permisos, bajas maternales... Aparte, hace falta más implicación en la sociedad, y que cada vez que en los medios algún ciudadano insulte, veje, bromee, se ría o minimice la violencia sexista, que la gente proteste y reivindique la igualdad.

En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.