elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 8 / 24 || Mañana 11 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Urkullu, sus "problemas de agenda" y la inauguración de Petronor

ECONFIDENCIAL

Urkullu, sus "problemas de agenda" y la inauguración de Petronor

El lehendakari excusa su asistencia, sin aclarar las razones, al acto en el que se pondrá en marcha la mayor inversión industrial de la historia de Euskadi

01.04.13 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El próximo miércoles se inaugurará en el municipio de Muskiz lo que se conoce como 'planta de coque', una instalación adosada a la refinería de Petronor, que ha supuesto la inversión de 835 millones de euros. Es, sin duda, la inversión industrial más elevada en la historia del País Vasco. El acto estará presidido por el Príncipe de Asturias, pero no contará con la presencia del lehendakari, Iñigo Urkullu, que ha argumentado "problemas de agenda" para asistir al mismo. La Lehendakaritza no ha querido desvelar la naturaleza de estos "problemas de agenda".

Como diría el difunto padre de Julio Iglesias, el asunto suena 'rrraroooo rrraroooo' y alienta todo tipo de especulaciones. Dada la magnitud del evento y de que al parecer la fecha se conoce hace más de un mes, es difícil pensar que el lehendakari tenga otro compromiso coincidente, aunque pudiera ser. ¿Quizá unas vacaciones en formato Semana de Pascua? Pues pudiera ser también. Algo me da en la nariz que es esta y no otra la razón. Y eso que aún resuena en la memoria -claro está, de los que tienen memoria-, las duras críticas del PNV al exlehendakari Patxi López por haber preferido asistir en octubre de 2009 a una boda en Cádiz, en vez de acudir la Congreso, donde se aprobaba el denominado 'blindaje del Concierto'.

¿Quizá un feo a la Casa Real? Sería mas extraño todavía, ya que, que yo recuerde, los lehendakaris del PNV jamás han puesto reparos a inauguraciones de este tipo presididas por un miembro de la realeza. Hay decenas de antecedentes como éste. ¿Quizá un feo al presidente de Petronor y compañero de partido, Josu Jon Imaz? No creo que sea el objetivo, pero sin duda será una de las consecuencias. Si hay alguien que no se merece un desplante de Iñigo Urkullu, ese es Josu Jon Imaz.

Curiosamente, la inversión que ha realizado el grupo Repsol en la refinería vasca encaja perfectamente en la política industrial que cualquiera pudiera desear. Encaja como un guante en la que promueve el propio Gobierno vasco. Supone la movilización de cientos de millones de euros en momentos especialmente delicados para la financiación de las empresas, ha permitido cargar de trabajo a muchos proveedores de equipos locales, también se ha generado empleo durante la fase de montaje y, por si fuera poco, responde a ese tótem que ahora está de moda: innovación. En síntesis, Petronor, en su proceso de refino del petróleo, producía un exceso de fueloil, un producto que ha experimentado un brusco descenso de la demanda y que se encuentra entre los de menor valor añadido de cuantos se obtienen en la transformación del crudo. Con la nueva unidad, Petronor podrá obtener mucho más gasóleo en el proceso, producto de mayor demanda, y menos fueloil. Con ello ganará en rentabilidad, lo que se traduce también en garantía de pervivencia en el futuro. Un bien escaso, en un momento en que las empresas caen una a una como fichas de dominó por su escasa o nula rentabilidad.

Afortunadamente para todos, la trascendencia de una inversión de este tipo es muy superior a la de su acto de inauguración. Incluso de la nómina de asistentes al acto. Su trascendencia es industrial, no política. Pese a ello, revela lo complicado que es el País Vasco incluso para celebrar un acto que se supone positivo para el futuro del territorio. Petronor, lo ha recalcado muchas veces el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, es el principal contribuyente de la Hacienda vasca. De ahí que sea aún más difícil de entender la ausencia del lehendakari en el acto. Si mis cálculos no fallan, del dinero que gastará este año el gabinete de Iñigo Urkullu, unos 350 millones de euros -se dice pronto, pero la cifra es alucinante- saldrán de las instalaciones de la refinería. 'Rrrrarooo, rrrraroooo' no asistir al bautizo del hijo del principal 'cliente'.

Ver todos los artículos de Econfidencial.

En Tuenti

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.