elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 4 / 8 || Mañana 3 / 10 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Voy a cargarme a tu familia»

funesto aniversario

«Voy a cargarme a tu familia»

31.03.13 - 00:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Voy a cargarme a tu familia»
Bebé. Hasta el nacimiento de su hermano Juan, Myriam fue el centro de atención de las dos familias.

«Más de una vez me he preguntado cómo una mujer con tanta personalidad como yo pudo caer rendida ante un chico como Rafi Escobedo. Quizá la respuesta se halle en que me encanta ser mamá de todo el mundo. Rafi era como un niño: atractivo, encantador, simpático... De modo que con Rafi adopté ese mismo papel de salvadora. Yo pretendía transformarle, pero se trataba de una tarea imposible». Myriam de la Sierra Urquijo (Madrid, 1956), la hija de los marqueses asesinados en sus camas el 1 de agosto de 1980 por su exmarido Rafi Escobedo «solo o en compañía de otros», rememora aquellos días, 33 años después del doble crimen, en unas memorias que ha titulado '¿Por qué me pasó a mí?'

Como una espada movida en el aire, la frase «solo o en compañía de otros» ha perseguido a Myriam todo este tiempo. «Durante el interrogatorio no solo contó como él y sus cómplices habían asesinado a mis padres, sino que dio detalles que ni siquiera la Policía había comprobado. No sé si fue él quien disparó, pero no había ninguna duda de que él estuvo allí. Nunca dijo quién le acompañó, pero estaba claro que no había ido solo. Viví aquello como una pesadilla. Recuerdo un dolor enorme. Estuve tres días sin parar de temblar», relata Myriam. «Cuando confesó siempre hablaba en plural».

Esa evidencia de que Rafi no actuó en solitario ha movido al periodista Mariano Sánchez Soler, experto en un suceso que cubrió desde el primer día, a fabular sobre el crimen. En 'El asesinato de los marqueses de Urbina' mezcla la cruda realidad del sumario, las investigaciones policiales y las acusaciones del fiscal José Antonio Zarzalejos, con elementos de pura ficción.

La mezcla de verdad y fantasía es tan inquietante y peligrosa que Sánchez Soler se ha visto obligado a cambiar los nombres de los protagonistas principales, aunque desde la primera página cualquier lector los identifica con meridiana claridad. El hilo conductor es Fierro, un asesino profesional que, por encargo de un banquero corrupto, engatusa a Dani Espinosa (Rafi Escobedo). Ambos comparten juergas, pases de cocaína y relaciones homosexuales. Dani finalmente aprieta el gatillo de una Astra del calibre 22 y termina con la vida de sus exsuegros, 'los pobres de Somosaguas', como eran conocidos los marqueses por su tacañería.

Como haría cualquier investigador sensato, Sánchez Soler se pregunta a quién pudo beneficiar el homicidio. La respuesta, asegura, es evidente. «A la Banca». Manuel de la Sierra, «el marqués», era «una persona poderosa, amigo del Rey y colaborador de la embajada de Estados Unidos. Había vendido patrimonio de su esposa por valor de 204 millones para comprar acciones del banco, dominar el consejo de administración e impedir una fusión. Pero pocos meses después del crimen y desaparecido el marqués, el Banco Hispanoamericano absorbe al Banco Urquijo y la familia pierde mil millones de pesetas», subraya el novelista.

Una recién casada virgen

«Según el estudio conjunto de la temperatura rectal referida en el levantamiento de los cadáveres (de 35 grados y dos décimas), las dos muertes se produjeron alrededor de las seis horas del día uno de agosto». La novela de Sánchez Soler comienza así, de forma implacable, con el texto del auténtico informe forense de los marqueses. Él, «un ingeniero agrónomo que había dado un braguetazo en toda regla, entrando en la aristocracia por la puerta grande, vicepresidente de Galerías Preciados, de Seguros La Estrella, de la Sociedad Anónima de Seguros Generales, vocal de Nitratos de Castilla y de Sefisa Financiones y consejero del Banco», recibió un único impacto en la sien derecha. Su esposa, que dormía en otra habitación, tenía un balazo en la boca y otro en el cráneo. La marquesa, se lee en la novela, era «una mujer sin demasiadas luces, de moral puritana, sometida a tratamiento psiquiátrico y que necesitaba cuidados hospitalarios de vez en cuando».

Esa mujer se llamaba Lourdes Urquijo y era la madre de Myriam, quien la peinaba y cuidaba a diario con la dedicación de una hija solícita. Su libro, hoy, es la confesión de un fracaso, de un error motivado por el amor y que acabó de la peor forma posible. «La pérdida de lo que más quería en el mundo, la detención del asesino y un juicio paralelo que trataba de destrozarme, asegurando cosas increíbles sobre mi hermano y sobre mí, amenazaron por hacerme perder el sentido de la realidad», confía. «Empecé a sentirme terriblemente culpable. Pensé que, si no me hubiese casado con Rafi, aquello no habría ocurrido», se lamenta ahora la hija de los Urquijo.

Myriam admite sin ningún reparo el fracaso de su matrimonio y pinta a su marido como a un tarambana sin oficio ni beneficio, afectuoso y atento, proveniente de una familia aristocrática venida a menos que perdió su fortuna en Cuba. Ella, que se casó pese a la oposición familiar, supo desde el primer minuto que había cometido el error de su vida ligándose a aquel hombre delicado y tan turbio como melifluo. «Si de algo sirvió el viaje de bodas fue para confirmar mis dudas de que me había equivocado. Ya en Dubrovnik, lo primero que hizo Rafi fue buscar un espectáculo no muy recomendable para nuestra primera noche de casados. No era una ingenua, pero de ahí a meterme en un local como ese había un abismo», se lamenta. «Yo era una joven muy romántica y había soñado con una boda y un viaje de novios de película rosa...». Pero fue todo lo contrario. Myriam, que llegó virgen al matrimonio, tomó desde los primeros días la decisión de no quedarse embarazada de Rafi. Sánchez Soler apunta a que en su declaración ante el tribunal de La Rota para obtener la nulidad Myriam arguyó que el matrimonio no había llegado siquiera a ser consumado. «Las Navidades de 1978, las primeras de casados, ya no las pasamos juntos. Rafi –escribe Myriam de la Sierra– había querido tener hijos, pero yo me había negado rotundamente. Eso me ayudó muchísimo a tomar la decisión de separarme», escribe en sus memorias la hija de los marqueses.

Bisexual y putero

En su novela, Sánchez Soler es mucho menos benévolo. Retrata al protagonista como un vividor, sablista, bisexual, bebedor, putero y noctámbulo. Un tipo débil, amoral y sin escrúpulos al que una leve insinuación le lleva a matar. ¿El móvil? Algo muy alejado de la venganza y sobre lo que los informes policiales, en una instrucción repleta de errores garrafales, pasaron de puntillas. De semejante debacle solo se salva Rafael Romero, un policía que se retira ante tanta incompetencia. «Se perdió la confesión de Rafi, los cadáveres fueron lavados y vestidos antes de llegar la Policía y todas las huellas, borradas. Unos policías se llevaron las pruebas del Juzgado número 16, desapareció la pistola y hasta los casquillos. Terrible», describe el novelista.

Myriam de la Sierra, sin embargo, prefiere ver en el ánimo de revancha de su exmarido en su delicada situación financiera, la razón última del doble homicidio. «Discutíamos con frecuencia y casi siempre por el mismo tema: si estábamos tan mal económicamente era por culpa de mis padres», escribe. «Él no trabajaba ni estudiaba y yo estaba cansada de esa situación. Recuerdo perfectamente que estábamos alrededor de la mesa del comedor y que, furioso, empezó a gritarme y me dijo: ‘tengo un plan preparado y voy a cargarme a tu familia’».

Según la sentencia, que le condenó a 53 años de presidio, Escobedo, que se colgaría con una sábana en El Dueso en 1988 en un suceso poco claro, fue el autor de los disparos. Su amigo Javier Anastasio, que se fugó de España hasta que prescribió el delito, le condujo aquella noche a la casa.

El caso de los marqueses de Urquijo convulsionó a una España asediada por los crímenes de ETA. Tenía todos los ingredientes: nobleza, sangre, banqueros, un mayordomo, un amante americano, policías torpes y fiscales con retranca. «Fue nuestro 'Los ricos también lloran'. Visto con perspectiva, en la investigación hubo una absoluta sumisión al poder del dinero», remacha Sánchez Soler.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Voy a cargarme a tu familia»
Boda. Foto del enlace de los marqueses de Urquijo, el 12 de diciembre de 1954, todo un acontecimiento social en la España de la época.
«Voy a cargarme a tu familia»
La hija. Myriam de la Sierra Urquijo, fotografiada en el salón familiar de la casa de Somosaguas..
«Voy a cargarme a tu familia»
Rafi. Rafael Escobedo, en un pasillo de la cárcel de El Dueso, donde se suicidó en extrañas circunstancias en julio de 1988, cuando tenía 33 años.
«Voy a cargarme a tu familia»
Croquis. Dibujo de las armas que el padre de Rafi Escobedo hacía con piezas del Rastro. Una se usó en el crimen.
«Voy a cargarme a tu familia»
Portadas de los dos libros que revisan el caso
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.