Grajales explicará en Juntas por su gestión en la AP-1

La Diputación le acusa de facilitar un "sobrecoste" de 3 millones de euros para una empresa privada y el peneuvista reclama comparecer de forma urgente para defenderse

ELCORREO.COMVITORIA

El grupo del PNV en las Juntas Generales de Álava ha solicitado la comparecencia "urgente" del exgerente de la sociedad gestora del tramo alavés de la carretera AP-1 (VIAS), el jeltzale Unai Grajales, para que aclare y responda a las "gravísimas" acusaciones realizadas por la diputada de Obras Públicas y Transporte, Alicia Ruiz de Infante. La petición, cursada por el PNV, permitirá así que Grajales pueda hacerlo de forma pública y abierta a la prensa. De haber tramitado la solicitud de comparecencia él mismo, ésta tendría que haberse desarrollado a puerta cerrada.

El grupo juntero se ha referido, de esta manera, a las declaraciones de Ruiz de Infante de este pasado miércoles, en las que apuntó la posibilidad de que Grajales podría haber adoptado decisiones "de forma unilateral y sin el aval de informes técnicos", lo que habría supuesto un "sobrecoste" de la Vitoria -Eibar de unos tres millones de euros por un contrato con la empresa Bidelan, responsable del mantenimiento y gestión de la autopista, tal y como ha informado El Correo en su edición impresa de este jueves.

En un comunicado, el PNV ha asegurado que, tras las "gravísimas" acusaciones de la diputada, Grajales se ha dirigido al grupo jeltzale para anunciar su deseo de comparecer, "a la mayor brevedad posible", ante la Comisión de Obras Públicas y Transportes.

Para que esta comparecencia pueda celebrarse a puerta abierta y contar con la presencia de los medios de comunicación, el PNV ha pedido la comparecencia "urgente" del exgerente de VIAS. De haberla solicitado el propio Grajales, se celebraría a puerta cerrada.

Los partidos exigen aclaraciones

Por su parte, el PSE ha anunciado que pedirá más explicaciones sobre este asunto y ha reclamado que "se depuren las oportunas responsabilidades políticas y personales". Los socialistas han denunciado la "mala gestión del PNV en la explotación de la AP-1", al tiempo que han pedido al actual Gobierno foral que negocie otra forma de gestionar la autopista que sea "más beneficiosa para los intereses de Álava y para los usuarios de la AP-1".

Ezker Batua ha presentado una interpelación a Ruiz de Infante para que aclare por qué si la Diputación cree que la actuación de Grajales fue irregular "no se han adoptado las medidas legales oportunas que concluyan en la exigencia de responsabilidad políticas y económicas".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos