elcorreo.com
Jueves, 24 julio 2014
sol
Hoy 13 / 25 || Mañana 14 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Soy el hombre más guapo de mi generación»

BORIS IZAGUIRRE |

«Soy el hombre más guapo de mi generación»

Sin un gramo de «frivolidad», el autor venezolano irradia felicidad: «Muchos querrían llevar mi vida»

En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Aparentemente tan ruidoso y resulta que la música clásica aplaca a Boris Izaguirre. Sobre todo, la de Puccini, aunque ayer disertó sobre Verdi en el encuentro organizado por la ABAO y el Forum Deusto.
-¿De dónde viene su afición por la música clásica?
-De hace por lo menos veinte o más años, cuando escribía telenovelas con Cabrujas. Siempre veíamos una ópera antes de empezar a escribir.
-¿Y Verdi, en particular?
-Soy más de Puccini. Uno en la vida tiene que escoger. Siempre me lo decía Cabrujas: 'Usted tiene que escoger. ¿Qué quiere ser? ¿Puccini o Verdi?'. Soy totalmente 'Turandoniano'. Me identifico con todos los personajes de esa ópera.
-Visita Bilbao a menudo. ¿Está a su altura? Chic, cosmopolita, moderna...
-La encuentro divina desde la primera vez que vine. Sería por el año 90 o algo así. Estaba aún transformándose y ya me pareció una ciudad sensacional. Muy guapa.
-¿Cuánto habría dado usted por haber nacido un tío guapo?
-Yo soy un tío guapo.
-¿Ah, sí?
-Claro. Hombre, soy el hombre más guapo de mi generación. ¡In-dis-cu-ti-ble-men-te!
-¿Y por ser de la alta sociedad?
-Eso siempre me interesó menos. Es más divertido frecuentarla que pertenecer a la alta sociedad.
-Ilustrando el abuso de poder en su novela 'Y de repente fue ayer', ¿no le tienta meter la mano y sacar alguna comisión, a riesgo de pillársela?
-Nunca. Más allá de pagar mis impuestos, nunca quise tener nada que ver con la administración pública.
-De haber contactado con la 'red Gürtel', ¿cuántos Franck Muller adornarían a estas horas sus muñecas?
-¡Ninguno! Es un reloj que me enerva. Nunca me gustó.
-¿Por qué? ¿Quizá por los números excesivamente grandes de la esfera?
-Es un reloj como Briatore. ¡Exactamente igual! Miras ese reloj y estas viendo a Flavio Briatore.
-¿Y cómo es Briatore?
-Exagerado, innecesario, absurdo...
-¿Sostiene que la corrupción le sale gratis a muchísima gente?
-¡Nooo! Una de las razones por las que el tercer mundo es tercer mundo es porque no ha podido luchar contra la corrupción. No podemos permitirnos la más mínima ligereza en esta lucha.
-Tras 'Morir de glamour', ¿sigue esclavo del rímel?
-Nunca lo fui, pero es cierto que en la televisión es muy importante tener los ojos muy abiertos, como en el cine. Por eso es un instrumento de maquillaje tan utilizado.
-Con los ochenta más de moda que nunca, ¿volverá a cardarse el pelo?
-No tengo ya pelo o, al menos, no tanto como para cardármelo.
-¿Y a llevarlo a un lado de la cara?
-¿Como Ricardo Costa? Es más delgado que yo, pero, desde luego, tiene también una ideología mucho más delgada que la mía.
-¿Izaguirre muere por el 'photoshop'?
-¡Nooo! No hay mucho que hacerme con él. Quedaría igual.
-A quién gusta más usted, ¿a los hombres o a las mujeres?
-A los hombres.
-Finalista en su día del Planeta, guionista de culebrones... ¿Prefiere vivir una vida ficticia?
-No es nada ficticia. Llevo una vida que a muchos encantaría tener, pero que cuesta muchísimo organizar.
-¿Usted es una mentira?
-No. La mentira me parece mucho más inteligente que la verdad, que siempre resulta plana, normal y, por supuesto, más mediocre. La mentira es más urdida. Lo que pasa es que no siempre tiene buen final.
-¿No echa de menos mariposear en la televisión?
-Para nada. Tampoco me parecía que lo hiciera. Siempre he sido muy dúctil en los programas televisivos.
Stop al 'sexoamiguismo'
-¿Sigue viéndose una «megaperra» que se burla de todo?
-¡Nooo! No soy nada agresivo.
-¿Qué tiene la frivolidad que tanto le apasiona?
-Yo no soy ningún frívolo. Mejor pregúnteselo a Ricardo Costa, que tanto insiste en no serlo cuando todo lo que le rodea...
-Cianótico de nacimiento, ¿cuánto daría porque corriese también sangre azul por sus venas?
-Ese es un club al que sólo puedes llegar por matrimonio o hemofilia. No me interesa. Estoy bien como estoy, casado y muy contento con mi sangre.
-Felizmente casado con Rubén, ¿sigue defendiendo el 'sexoamiguismo'?
-No. Acostarme con los amigos fue una cosa que ya hice cuando tenía veinte años. Ahora tengo 44.
-Aparte del iPod, ¿qué más le pone a punto su chico?
-¡Muchísimaaaaas cosas! Somos un matrimonio a dieta en común, nos divertimos bastante y queremos vivir en tranquilidad cuando estamos juntos y no tenemos programas de televisión que nos perturben.
-¡Qué momento, Boris!
-Quizá sea éste mi momento más feliz. El éxito verdadero es tener libertad; de movimientos, criterios, acciones y pensamientos.


l.gomez@diario-elcorreo.com
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Soy el hombre más guapo de mi generación»
Boris disertó ayer sobre Giuseppe Verdi. / IGNACIO PÉREZ
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.