Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Álava

la blanca

RAMÓN GARÍN. PORTAVOZ DE VITAURI

El cabeza visible de Vitauri espera tres llenos en la feria taurina, en las vísperas de las fiestas de La Blanca
02.08.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Es, junto a otros seis amigos, el responsable de que la feria taurina de Vitoria sea respetada por toreros y ganaderos tras muchos años de travesía en el desierto. Los aficionados han regresado a la coqueta plaza vitoriana y los toros ya han comenzado a ser un acto social más de las fiestas. Vitauri lleva tres años al frente de la feria y ya ha tenido que lidiar con algo más que la confección de carteles. Garín reconoce que algunos «han querido arreglar toros a nuestras espaldas», pero, insiste, «no lo hemos consentido». Tiene claro que quien no quiera lidiar toros con sus defensas íntegras, «que no venga a Vitoria».
-¿Qué pasó el día 25, con la 'espantada' de El Cordobés'?
-No tengo muchas ganas de ir a la cárcel... La versión oficial es el parte médico que nosotros debemos dar por bueno. Se lo dimos a la Ertzaintza y lo sustituimos. Lo cierto es que yo estuve en el embarque de los toros en la finca y casualmente había dos empleados de El Cordobés, a las ocho de la mañana del día 22. Quisieron hacer cosas que no estamos dispuestos a asumir. Al final, los toros embarcaron como debían. Es inmoral que nos avise que va a traer un parte médico a las nueve de la mañana el día 25, y que encima nos lo diga a las diez de la noche del día anterior.
-Si aparecen dos hombres de El Cordobés en la finca de los toros, será para hacer algo con ellos.
-Lo intuíamos. Nos pasó algo similar con Cayetano el año pasado. Tenemos claro que nosotros no vamos a transmitir un engaño a sabiendas. Nos podrán engañar, pero una buena feria es buena para la ciudad y parte de la dignidad y de los buenos toros. Si alguien no tiene ganas de torear así, que se vaya a otro sitio, que no venga a Vitoria. El problema de conciencia lo tendrán otros, nosotros no.
-¿Cómo se le quedó el cuerpo? El primero festejo y problemas.
-Al final, la terna fue muy buena. Miguel Tendero es poco conocido pero mejor torero que El Cordobés. La gente se quedó encantada y acertamos.
-¿Y el resultado económico de la corrida?
-Bueno. Se ganó dinero, pese a que no se llenó la plaza.
-¿Es necesario enfrentarse con todo el mundo para ganarse el respeto en el mundo de los toros?
-Sin duda. Si no te haces respetar, te van a tomar el pelo. Lo dejamos claro con Cayetano, máxima figura en cuanto a expectaciones. Quiso jugar con nosotros y perdió. Es la única forma de que la feria sea puntera. Somos serios. En muchos sitios los honorarios de los toreros se renegocian antes del paseíllo. Nosotros, a las doce del mediodía de cada festejo, todos han cobrado.
-¿Cuántas veces les han pedido que arreglen los toros?
-Nunca. Han querido hacerlo a nuestras espaldas y no lo hemos consentido. Vamos a ver los toros en invierno y luego si es necesario los cambiamos, porque tú los puedes apalabrar en noviembre y luego con los meses pueden cambiar, pueden evolucionar.
-Es la tercera feria que gestiona Vitauri, el colectivo de aficionados vitorianos, bajo el paraguas financiero del Ayuntamiento. ¿Cómo surgió esta forma de colaboración?
-Fue un proceso largo. Los últimos empresarios convirtieron la plaza de toros de Vitoria en un solar. En toros éramos de la quinta división, con sólo 101 abonados y una asistencia media de 1.600 personas. Pensamos que si se hubiera hecho otro concurso, el resultado hubiese sido el mismo. Por eso hablamos con el Ayuntamiento y le sugerimos que había que cambiar el sistema y hacer algo similar a lo de Santander, por ejemplo, que ha pasado de una corrida y una novillada a once corridas con llenos absolutos. Lo que se traduce en 5.000 personas de fuera todos los días en la ciudad. Al final, el Ayuntamiento nos pidió que le ayudáramos a hacer la feria. Somos siete personas, con el asesoramiento y ayuda del experto Roberto Espinosa y del mayoral de Las Ventas, Florito.
Optimismo y crisis
-¿Cobran algo por su trabajo?
-No. La responsabilidad es del Ayuntamiento, que respalda un presupuesto que este año es de 1,7 millones de euros. Sólo nos abona los gastos justificados, que nunca superan los 9.000 euros al año. La mayoría son viajes para cerrar acuerdos con los ganaderos y los toreros.
-Muchas horas para poco dinero.
-Nos reunimos todos los miércoles del año.Y nos desplazamos a muchos sitios para presentar la feria de Vitoria. Nos aprovechamos de amigos que tenemos en otras ciudades. Hay mucha gente que nos ayuda porque nos ven con ilusión.
-Hace falta mucha ilusión para poder trabajar de manera altruista tantas horas.
-... Pero el placer de ver que una corrida de toros sale bien... Eso no se paga con dinero.
-La última corrida de toros en la vieja plaza, el 9 de agosto de 2005, fueron 193 personas. Un año después, los tendidos del nuevo coso ya cubierto acogieron a 6.000 personas de media. ¿Cómo se consigue?
-Hay mucho trabajo de por medio y muchos amigos y colaboración de medios de comunicación. Entre todos han sabido transmitir a los vitorianos la ilusión que teníamos.Y luego traer buenos toros y toreros, y eso se agradece. Yo lloré el 22 de abril de 2007, cuando se inauguró oficialmente la plaza cubierta con todo lleno, lloré como un tonto. Eso nos llenó de ánimo. Una corrida de toros puede ser mala, pero nunca saldrá nadie de la plaza de toros de Vitoria con la sensación de que le han engañado.
-¿Cómo va la venta de entradas para la feria? ¿Se nota la crisis?
-Tenemos datos que invitan al optimismo porque el Ayuntamiento ha hecho un esfuerzo para traer una gran feria en época de crisis, con los toros que han triunfado esta temporada en todas las ferias, como los de El Pilar, que han sobresalido en Sevilla y Madrid, y los mejores toreros. Talavante hará el paseíllo por primera vez en Vitoria y Morante de la Puebla está sublime, en su mejor momento. Viene Ponce, que ya no va a muchas plazas, porque le tiene un cariño especial a Vitoria Los carteles son redondos y esperamos colgar el cartel de no hay billetes el día de los rejones y el 8 y 9. También el día 5 debe haber una gran entrada y algo menos el 6. La venta de entradas aún marcha un poco ralentizada, pero eso es lógico hasta que llegan los días de feria. De momento no notamos la crisis, pero tenemos nuestro miedo, claro.
-¿Se ha convertido la feria taurina de La Blanca en un acto social?
-Lo empieza a ser y debe serlo. Debemos conseguir que quien no vaya a los toros, ya sean vitorianos o foráneos, tenga la sensación de no haber estado en las fiestas. Lo lograremo.
«No cumplió su palabra»
-Tendrá alguna espina clavada con alguien que debía estar en Vitoria.
-José Tomás. Estaba todo cerrado, pero no sé lo que pasó porque no nos han dado explicaciones suficientes. Estuvimos en Salamanca con él y ese día lo cerramos todo, la ganadería de Victoriano del Río, la terna con Esplá... Y una cantidad disparatada. A finales de febrero no dijo que no venía. Mostramos nuestro malestar y el alcalde le mandó una carta cariñosa para que no nos olvide. Cuando los vascos damos una palabra, la respetamos. Pero él no lo hizo. Me sentí muy defraudado, pero si en el futuro Vitoria quiere ver a José Tomás, lo seguiremos intentando.
-Destaca que en un ciclo tan corto haya dos repeticiones, las de El Juli y Miguel Ángel Perera.
-Tampoco hay muchas opciones más si optas por los diez primeros del escalafón. Y en Vitoria queremos que estén los mejores toros y toreros.
-¿Quién es el torero que más cobra en la feria?
-Morante de la Puebla.
-¿Y los toros?
-Los de Victoriano del Río, que los toreará Morante. Te puedo decir que esa corrida, la del día 9, aunque llenemos, no cubriremos gastos, pero lo soportaremos con otros festejos en los que sí habrá ganancias.
-Un momento delicado fue el cese del equipo cirujano de la plaza y su sustitución por otro nuevo. ¿Qué pasó?
-Sólo te puedo decir que con el equipo médico quirúrgico anterior técnicamente no había ningún problema. El 'feeling' entre la Hacienda municipal, la que manda en esto, y el equipo cirujano no era el mejor. Hubo tensiones y presiones. Nosotros no hemos participado en esto.


a.canto@diario-elcorreo.com
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS