Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Álava

ÁLAVA

150 personas vivieron en el Palacio de la Provincia una Retreta austera pasada por agua y sin canapés
28.04.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
A pedir de boca
Ibarretxe, junto a Arantza Quiroga, en la Diputación./ JESÚS ANDRADE
Al político, ni agua. Bueno, agua... de la de beber, porque llover, llovió de lo lindo. La Casa Palacio vivió anoche la Retreta más larga. Duró una hora, como todas, pero eso de que no hubiera nada que llevarse a la boca no fue bien digerido por muchos de los 150 invitados, al menos en público. ¿Qué es de un buen corrillo sin nada a lo que hincarle el diente? Nada de canapés ni de bandejas de plata con una variada selección de buen vino entre aviso y aviso de trompeta. Ayer, la excepción se convirtió en regla. Los políticos recibieron los mismos agasajos gastronómicos que los cientos de valientes alaveses que paraguas en mano presenciaron el espectáculo a pie de plaza: ninguno. Cuestión de imagen o no, anoche tocaba apretarse el cinturón porque en lo económico, pintan bastos para el territorio.
El 'pequeño' detalle de suprimir el lunch de San Prudencio ahorró al bolsillo de todos los alaveses la nada despreciable cifra de 65.000 euros, cerca de 11 millones de las extintas pesetas. Hubo corrillos, distendidas charlas entre las mismas personas que cada día se tiran los trastos a la cabeza. Todo bajo la inflexible ley seca impuesta por el Gobierno foral. «Hay que actuar con responsabilidad. No podemos dar la imagen de que aquí hay barra libre mientras cientos de familias lo están pasando muy mal», recalcó el diputado general.
Huevos con patatas
Arropado por todo su Gabinete, Xabier Agirre, defensor de los perretxikos, actuó de anfitrión en la que fue su segunda Retreta como máximo mandatario alavés. Más de uno en los pasillos se preguntó si habrá una tercera. Javier De Andrés (PP) y Txarli Prieto (PSE) no dijeron ni coma. Sí fue la última de Juan José Ibarretxe como lehendakari, que sonriente desveló que iba a cenar con su mujer, Begoña Arregi, «huevos fritos con patatas».
Las escalinatas de la Diputación se quedaron pequeñas para acoger a tantos invitados, que a falta de llevarse algo a la boca, tiraron de cigarrillo al son del charlestone de los Bomberos Blues Band. Se ganaron a la concurrencia. También se llevaron muchos de los halagos el grupo de danzas Indarra, que no interrumpió su actuación pese al aguacero reinante.
Fuera, en la plaza de la Provincia, la expectación volvió a ser la nota predominante. Dentro, al resguardo, muy pocos quisieron perderse la fiesta. Allí estaba la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, el presidente de las Juntas, Juan Antonio Zárate, el alcalde de Vitoria, Patxi Lazcoz, el delegado del Gobierno central en el País Vasco, Mikel Cabieces, los consejeros en funciones de Cultura y Justicia, Miren Azkarate y Joseba Azkarraga, el que fuera diputado general entre 1999 y 2007, Ramón Rabanera, o el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti.
Una hora dándole al palique y nada que llevarse a la boca. Toca austeridad, pero los fastos sin canapés, son menos fastos.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS